El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno español a la Unión Europea (UE) contempla destinar entre 2021 y 2023 unos 3.380 millones de euros de los 70.000 millones de euros que recibirá el país de los fondos europeos a la reforma institucional y el fortalecimiento de las capacidades del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación, el denominado Componente 17.

Noticias relacionadas

Unas inversiones que han permitido al Ministerio de Ciencia e Innovación presentar un presupuesto récord en 2021, un 60% mayor que el de 2020, y que suponen un impulso muy importante a la I+D+i en España. Pero a los que, según ha advertido el titular de este Ministerio, Pedro Duque, habrá que darles continuidad en años posteriores para alcanzar el objetivo de una inversión del 3% del PIB en I+D+i en 2030. 

La crisis financiera iniciada en 2008 tuvo un impacto evidente en la inversión en I+D+i en España. Así, mientras países como China o Alemania han registrado incrementos de la inversión pública y privado en los últimos años, en España ésta se ha quedado estancada e incluso descendió en los años posteriores a 2009. En consecuencia, la inversión en I+D apenas representó el 1,25% en 2019, lejos de ese objetivo del 3%.

Duque ha señalado que estas subidas y bajadas denotan que en España "no hemos sido capaces de encontrar un acuerdo" que dé continuidad a una senda ascendente de la inversión en I+D+i. Por ello, ha instado a todos los grupos políticos a mostrar su compromiso con el Pacto por la Ciencia y la Innovación, que establece elementos de continuidad en los presupuestos públicos en estas áreas hasta 2030. 

A este respecto, el ministro de Ciencia e Innovación ha incidido en la importancia de dar continuidad al aumento "histórico y muy significativo" que recogen los Presupuestos Generales del Estado para este año y que ha confiado dé sus frutos a la hora de impulsar la inversión privada. 

"El incremento histórico del 60% del presupuesto no debe quedar ahí. Estamos muy atrás. Y estamos muy atrás también en oportunidades para las nuevas generaciones", ha advertido Duque, quien ha incidido en que ambas cosas están muy relacionadas.  

En este contexto, ha resaltado que el Plan de Recuperación tiene como objetivo poner las bases del nuevo sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación para alcanzar ese 3% del PIB, así como evitar esas bajadas en las partidas presupuestarias en este campo. El fin, dotar de suficiente continuidad a la política de I+D+i, "que todo el mundo entiende que es muy importante". 

Objetivos del plan

El plan tiene cinco objetivos: mejorar la eficacia, coordinación y gobernanza; potenciar la carrera científica; favorecer la transferencia de conocimiento al mercado y a la sociedad; reforzar la colaboración y la coordinación entre los distintos agentes y entre estos y el sector privado; y aumentar significativamente la inversión en I+D+I en sectores estratégicos, como salud o transición energética.

Para ello propone tres reformas y nueve inversiones. Las reformas son una modificación y modernización de la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, de la que ya se ha presentado el anteproyecto; la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027 y el desarrollo del Sistema de Información "para ser eficientes"; y la reorganización de los organismos públicos de inversión y la mejora de su rendición de cuentas. 

En cuanto a las inversiones, que se dividen en nueve bloques, Duque ha explicado que el 68% se llevarán a cabo mediante la convocatoria de subvenciones en concurrencia competitiva, mientras que un 16% se realizarán mediante convenios de colaboración y un 8% con gestión directa por el organismo público. Además, un 6% se destinarán a compra pública precomercial y un 2% a aportación de infraestructuras. 

El primero de los bloques, al que se destinarán 282 millones de euros, es el de Planes Complementarios de I+D+I, que constituyen una nueva herramienta de coordinación y cogobernanza entre el Estado y las comunidades autónomas. Estos planes permitirán establecer colaboraciones y alinear la ejecución de fondos nacionales, regionales y europeos a través de programas conjuntos en ocho áreas científico-técnicas.

Bloque con mayores inversiones

La partida de inversiones más cuantiosa, 1.167 millones de euros, se destina al bloque que engloba nuevos proyectos I+D+i público-privados, interdisciplinares, pruebas de concepto y concesión de ayudas consecuencia de convocatorias competitivas internacionales. Ahí se incluyen también la I+D de vanguardia orientada a retos de la sociedad y la compra pública precomercial.

Por su parte, el fortalecimiento de las capacidades, infraestructuras y equipamientos de los agentes recibirá 445 millones de euros, mientras que la nueva carrera científica tendrá una dotación de 294 millones de euros. Con esta última inversión, Duque ha explicado que se quiere superar los problemas de inestabilidad que tradicionalmente sufre el personal investigador, así como, entre otros objetivos, acelerar los plazos para poder convertirse en jefe de proyecto. 

Uno de los problemas habituales en el sector es que la excelencia en la producción científica no se ha trasladado de forma efectiva al tejido productivo o a su uso social, de ahí que se destinen 402 millones de euros a la transferencia del conocimiento. Una filosofía que, según el ministro, se encuentra detrás de todo el plan de recuperación con el fin de centrarse en las áreas que puedan tener efecto demostrado a medio y corto plazo. 

En cuanto a sectores concretos, la I+D+i en salud, área esencial para el bienestar social y económico, recibirá 490,5 millones de euros; mientras que las inversiones en medioambiente, cambio climático y energía ascenderán a 490,5 millones de euros. En el caso del sector aeroespacial, los fondos europeos en I+D+i ascienden a 160 millones de euros, y el de la movilidad sostenible, a 40 millones de euros.

El ministro de Ciencia e Innovación también ha incidido en que, además de las inversiones que vienen recogidas en el componente 17, el plan de recuperación tiene un componente de "transversalidad"hay actuaciones de I+D+i en otros de ellos.

Entre ellas, se encuentran la Hoja de ruta del hidrógeno renovable y su integración sectorial (componente 9), la Política industrial España 2030 (componente 12), el Impulso a la pyme (componente 13), la Conectividad digital, ciberseguridad y 5G (componente 15), y la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (componente 16).

Pacto por la ciencia y la innovación

Además de presentar el plan de recuperación, Duque ha aprovechado la presentación para volver a incidir en la importancia de lograr un consenso y una estabilidad en este campo y ha vuelto a reivindicar el Pacto por la Ciencia y la Innovación, que cuenta con el apoyo de alrededor de 70 entidades y para cuyo desarrollo se ha creado una subcomisión en el Congreso de los Diputados

Así, ha recordado que este plan tiene como objetivo un presupuesto creciente y sostenible en I+D+i (2% del PIB en 2024 y 3% en 2030), que no depende de quien gobierne; una carrera científica y técnica predecible y que cuente con los medios adecuados; y una mayor coordinación y autonomía de las agencias financiadoras. 

Duque ha remarcado que el objetivo es no intentar influir en el sistema de ciencia e innovación y dejar que funcione igual de bien que lo está haciendo ahora. Sin embargo, ha admitido que le hace falta "un poco de estímulo, un poco de estabilidad para la gente y un poco más de medios"

En este sentido, ha confiado en que esta vez sí se consiga un pacto político por la ciencia, dada la buena disposición de los partidos, que han apoyado en gran mayoría la creación de la subcomisión en el Congreso y han puesto por escrito la necesidad de aumente la inversión pública en ciencia e innovación para, por lo menos, alcanzar la media de la Unión Europea (UE). 

Así, ha advertido de que si no se logra encontrar los recursos para lograr este objetivo "estaremos directamente cercenando la posibilidades de la siguiente generación" "Todo el mundo tiene que entender eso y tengo mucha esperanza de que sea así", ha afirmado. 

Respecto a la inversión privada en I+D+i, ha apuntado que no hay tanto diferencia respecto a la del Estado, aunque sí es algo menor, y ha asegurado que no tiene "nada que envidiar" a la de otros países. Sin embargo, ha señalado que ha que tener en cuenta que la mayoría de las compañías en España son pymes y ha confiado en que inversión en esta partida mejore "con un poco de empuje del Gobierno".