Un grupo de personas conversando al aire libre. Foto: Unsplash

Un grupo de personas conversando al aire libre. Foto: Unsplash

Comunicando Dircom

Personas que conversan con personas

26 enero, 2021 01:21

Dicen que los tiempos de crisis son oportunidades para crecer y para innovar. Más que nunca, en esta era de incertidumbre, nos afanamos en imaginar una realidad postpandémica que nos diga cómo vamos a vivir, a trabajar, a entretenernos, a comunicar, a informar…

Y lo que nos espera es una época llena de cambios constantes que se producirán en espacios de tiempo cada vez más reducidos, por lo que las personas, más que nunca, estarán en el centro de todas las decisiones y, particularmente, en el ámbito de la comunicación.

Para llegar a ellas, la comunicación corporativa se ha convertido en una herramienta fundamental. Porque ya no se trata solo de informar sino, sobre todo, de conectar con las audiencias, internas y externas, y conseguir acortar distancias para superar barreras físicas.

Y es que, cuando hablamos de innovación en comunicación en absoluto nos referimos solo al aspecto digital. Hablamos de cuestionar lo establecido y evolucionar hacia nuevas formas de generar valor para las personas. ¿Cómo conseguirlo? Creando experiencias relevantes, donde contenido y continente compitan al mismo nivel; en las que el qué y el cómo sean igual de importantes.

En ese sentido, es fundamental que en esta época de sobreinformación -acentuada además por la pandemia, donde ahora todo es digital-, los profesionales de la comunicación trabajemos para garantizar que lo que transmitimos llega, conecta e interesa.

Los canales de la comunicación corporativa se multiplican: al más que saturado email se suman plataformas interactivas y servicios de mensajería instantánea profesional -además de Whatsapp, hasta hace poco reservado a la esfera privada-. Por eso, ya no solo es importante lo que dices, sino cómo lo haces llegar a la audiencia y, aún más importante si cabe, cómo esta lo recibe y lo entiende.

Las empresas trabajamos para alcanzar ese reto de la personalización y humanización. Por eso, la información se trabaja desde una perspectiva casi emocional, creando narrativas y dando visibilidad a nuestras personas. Los datos dan paso a nuestros propósitos de compañía y se informa bajo el protagonismo de nuestros colaboradores. Si somos “personas que protegen a personas”, desde Comunicación fomentamos que seamos “personas que conversan con personas”.

De lo poco bueno que nos ha podido traer esta situación nos quedamos, por un lado, con la puesta en valor de la comunicación interna como generadora de confianza, reconocimiento y cohesión; y, por otro lado, de la comunicación externa como motor de conexión.

La pandemia, por ejemplo, nos dio la oportunidad de generar iniciativas originales, recoger todas las acciones de RSC y voluntariado de nuestros compañeros, volcados en proteger –más allá de su deber- a las personas que lo necesitaban, convirtiendo un movimiento espontáneo e interno en un hito de nuestro plan de comunicación. Fue la materialización real de nuestro propósito de compañía y nos enseñó que la creación de comunidades, donde los protagonistas son los propios colaboradores, es la mayor aportación que desde Comunicación podemos hacer a negocio.

Entonces, si el foco en la innovación de comunicación está puesto en las personas, ¿por qué la digitalización es tan determinante? Por un lado, porque nos permite conectar más rápido, en tiempo real y de forma personalizada. Y, por otro, porque nos ayuda en el proceso. Pero se trata de un medio para crear experiencias, no de un fin. En las palabras de la gran Maya Angelou: “Las personas olvidarán lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo las hiciste sentir.” Tenemos la oportunidad de emocionar y de ser recordados, no la dejemos ir.

*** Laura Gonzalvo es directora de Comunicación y RSC para Securitas Direct en Iberia y Latam

Ahora en portada

Integrantes de Click&Brew celebran el premio PITA 2020.

Innovación alimentaria y empresarial para crear la primera cerveza color verde

Anterior
Una de las máquinas empleadas en la vendimia.

El internet de las cosas llega a los viñedos españoles: así es el proyecto Grapetrust

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.