La tribuna

Confinados digitales

22 marzo, 2020 07:00

Llevamos ya una semana de confinamiento oficial, fruto del estado de alarma decretado por el Gobierno para frenar el exponencial crecimiento de los infectados por el COVID-19. Es cierto que se trata de un virus que no reviste mayor gravedad para la mayoría de nosotros, pero igualmente cierto es que los mayores y las personas inmunodeprimidas pueden sufrir complicaciones serias a causa de esta invisible amenaza. Y, por ello, todos los españoles estamos llamados -como en otros países de nuestro entorno- a quedarnos en casa y respetar estas restricciones a nuestras libertades por un bien mayor, el de la salud pública.

No es el objeto de esta columna versar sobre esos asuntos, ya manidos y tratados con más profundidad por muchos expertos (algunos de ellos en estas mismas hojas), mas por el contrario repasar la particular forma que hemos tenido como sociedad de afrontar un encierro que promete durar mucho más de 15 días.

En apenas horas tras el Real Decreto, se organizó un festival de música por Instagram para mantener el ocio en un buen grado. Proliferaron las clases gratuitas por redes sociales de gimnasia y deportes aptos para desarrollarse al calor del hogar. Skype y las videollamadas de WhatsApp empezaron a echar humo como no se recordaba, e incluso surgieron apps específicas para mantener encuentros virtuales con juegos incluidos (como HouseParty) que llegaron a colapsar en algunos momentos del sábado pasado ante la exigente demanda.

Por supuesto, Netflix, HBO o Amazon Prime están registrando picos de tráfico que han llevado a los operadores a recomendar el uso racional (y las descargas previas de contenido) para evitar que las redes se vean sobrepasadas. El teletrabajo (para aquellos que tienen esa posibilidad) ha venido a ocupar la jornada habitual, solo que en bata y zapatillas. 

Todas estas conductas nos parecen normales, salvadoras para muchos que adolecen de este aislamiento social. Pero imaginen lo que hubiera sucedido si esta crisis del coronavirus hubiera sucedido no hace tanto, pongamos veinte o treinta años. Nada de lo anterior existía. El ocio hubiera consistido en la imprescindible lectura, la TV y algún vídeo en VHS. Y nada de comunicación por vídeo. Hoy somos confinados, sí, pero confinados digitales.

Ahora en portada

Francisco Alonso, uno de los ganadores españoles del Ig Nobel

Los premios Nobel "más gamberros"

Anterior
Francisco Alonso, uno de los ganadores españoles del Ig Nobel

Los premios Nobel "más gamberros"

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2022 El León de El Español Publicaciones S.A.