Miami

Michael Sayman (Miami, 1996) no ha pisado un aula universitaria. Aprendió a programar por su cuenta. Lanzó una aplicación que se colocó en lo más alto de la AppStore y se convirtió en el becario más joven de Facebook, donde pasó a ser el empleado de menor edad y muy cercano a Mark Zuckerberg. Después de fichar por Google, ahora anuncia que se suma a Roblox, la startup con mejor curva de crecimiento entre jóvenes.

Noticias relacionadas

Aquel verano de 2014 en Silicon Valley fue su primera vez de muchas cosas: vivir lejos de casa, pagar un alquiler y tomar la decisión de no ir a la universidad para seguir con su crecimiento profesional. Tres años después se pasaba a Google para sumarse al equipo de producto.

Ahora da un paso importante en su carrera. Se une a Roblox, una de las empresas de más crecimiento, especialmente entre los adolescentes, para añadir la capa de interacción social que tan bien entiende. Sayman percibe la intención de ir más allá de los juegos en Roblox y es consciente de que muchos de esos niños que hoy usan la aplicación no van a entrar en el universo Facebook si no tienen un servicio que encaje con sus gustos y dinámicas.

En su mensaje de anuncio solo tiene palabras de agradecimiento para los que le guiaron en los pasos previos: "Quiero dar las gracias al increíble equipo de Roblox por el cariño y atención que me han dado durante todo el proceso de transición. Son gente verdaderamente increíble, brillante. Soy afortunado por poder sumarme a esta misión". 

"También quiero agradecer a los compañeros de Google y Facebook su apoyo y orientación durante toda mi carrera. He aprendido de todos ellos. El agradecimiento es especial para aquellos colegas de Facebook que tuvieron tanta paciencia con un adolescente sobreexcitado. Me ayudaron a crecer desde muy temprano. No tenéis idea de lo mucho que significó para mí. Sois los mejores, parte de la familia", añade. 

Roblox quiere ser más social

Roblox, claro competidor de Fortnite, con sede en la bahía de San Francisco, prepara su salida a Bolsa en 2021. La empresa prevé captar 1.000 millones de dólares en una operación que estaba prevista inicialmente para las próximas semanas y que sin lugar a dudas se convertirá en uno de los estrenos más esperados del año que viene. En este contexto, este fichaje es toda una declaración de intenciones. En Silicon Valley, la caza del talento innovador con contrastada trayectoria es un arte. Salvando las distancias, sería el equivalente al mercado de las estrellas de fútbol.

Sayman, hijo de boliviano y peruana, está orgulloso de sus raíces hispanas. En uno de sus primeros eventos públicos en San Francisco, el verano en que se mudó a Silicon Valley, esquivaba las normas: "No puedo dar entrevistas, pero como no entienden español, haz como que somos amigos y hablamos". No le mueve la vanidad, sino la obsesión para que más jóvenes puedan seguir su estela y encuentren en la programación una carrera con futuro.

En abril, Alex Kantrowitz, periodista y autor de 'Always Day One. Cómo los titanes tech planean estar siempre en la cima', explicaba el rol único que tuvo Sayman en el futuro de Facebook. Fue él quien le abrió los ojos a Mark Zuckerberg sobre la necesidad de adoptar las dinámicas de Snapchat que después se vieron materializadas en las Stories de Instagram y los status de WhatsApp.

Durante la pandemia ha decidido volver a Florida, donde se crió, para estar con los suyos. Recuerda como con 13 años lanzó su primera aplicación basada en Club Penguin. Y cómo 4Snaps, su gran éxito inicial, fue de gran ayuda para sacar adelante a su familia.

De Roblox destaca los roles de Morgan Tucker y Matt Kaufman, también la puerta que le abren: "Voy a poder poner todo lo aprendido para que otros desarrollen su creatividad y capacidad de expresión". Ve Roblox como el cruce entre las plataformas sociales y los juegos: "Construir sobre eso es ilusionante. El límite es el cielo. Me lleva totalmente a cuando era crío. Creo que es crucial que la próxima generación tenga la capacidad de descubrir su talento y desarrollar su potencial. No voy a parar hasta que suceda".

De Google, su trabajo hasta hace menos de un mes, destaca lo diferentes que son las formas de trabajo: "De la complejidad del Asistente de Google, a las dinámicas sociales de YouTube y Gmail, al trabajo que hice con las Stories en Facebook. Fui el Product Manager más joven de Google. Ha sido un viaje salvaje, nunca lo hubiera imaginado cuando era adolescente".

Precisamente las Stories se han convertido en un forma de expresión que llega a todas las plataformas, con LinkedIn y Twitter subiéndose al carro: "Y más que se van a desarrollar. Creo que es una de las evoluciones más importantes. Basta con pensar en cómo Instagram lo ha convertido en su seña de identidad. Los YouTube Shorts, TikTok y Reels de Instagram dan una idea de lo mucho que da de sí este formato. La competencia por conseguir la atención de los usuarios es cada vez mayor, mientras que la cantidad de tiempo disponible para consumirlo a lo largo del día es la misma".

En las últimas semanas el ecosistema emprendedor de Miami está recibiendo a grandes de Silicon Valley que se mudan buscando mejor clima, así como un marco legal e impositivo más favorable. El propio alcalde Francis Suárez tuvo un encuentro con algunos de los recién llegados. Sayman, que conoce bien ambas zonas, ve diferencias y similitudes: "Son dos mundos totalmente distintos pero parecidos. En Miami la cultura latina es dominante. Ha dado forma a la ciudad, la ha hecho suya. Esto ha creado una ilusionante comunidad de tecnología y moda única. Ser único es un gran valor. Innegablemente, Miami lo es. Silicon Valley es muy singular, pero está bastante claro que queda mucho por hacer para que los latinos tengan un lugar mejor allí. Tenemos que seguir empujando para cambiarlo".