El diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez ha negado este jueves en el Tribunal Supremo haber causado lesiones a un policía durante una manifestación celebrada en Tenerife en 2014 y ha atribuido su imputación a un "montaje policial" con el que se pretende "criminalizar la protesta". 

Noticias relacionadas

Rodríguez ha comparecido finalmente ante el magistrado del Supremo Antonio del Moral, nombrado instructor de una causa en la que se investigan presuntos delitos de atentado a la autoridad y lesiones a un policía. El Juzgado de Instrucción número 4 de La Laguna (Tenerife) llegó a acordar la apertura del juicio oral contra Rodríguez pero éste fue elegido diputado en el Congreso y se convirtió en aforado, por lo que el procedimiento fue elevado al alto tribunal.

Rodríguez se negó el pasado 20 de octubre a declarar voluntariamente, lo que hizo inexcusable tramitar un suplicatorio para aclarar si en enero de 2014 se enfrentó a la Policía y propinó una patada a un agente, que resultó herido, durante una manifestación contra el entonces ministro de Cultura el PP José Ignacio Wert.

Concedido el suplicatorio por el Congreso, el juez del Supremo citó al diputado de UP para el pasado 28 de enero, pero la comparecencia tuvo que aplazarse a hoy porque el parlamentario tenía el coronavirus.

Durante la declaración, que ha durado poco más de media hora, Alberto Rodríguez ha negado haber propinado una patada a un policía durante una manifestación celebrada el 25 de enero de 2014 en el centro de La Laguna contra la ley Vert.

Durante la concentración, un grupo de unas 500 personas comenzó a gritar a los policías "perros, hijos de puta", "quitaos de en medio, dejad a Wert en nuestras manos...".

En el curso del enfrentamiento entre manifestantes y agentes, Alberto Rodríguez habría agredido a un agente, quién sufrió un traumatismo en un dedo de la mano derecha y contusión en la rodilla izquierda.

"No ocurrió nada de lo que dicen que ocurrió", ha asegurado Alberto Rodríguez a su salida del Tribunal Supremo.

Según él, el proceso en el que está encausado "es un episodio más de un intento de criminalizar la protesta, de criminalizar la disidencia, de amedrentar a la gente que lucha en la calle por los derechos".

"Participé hace ya siete años -es casualidad que haya salido ahora- en una manifestación y no tengo nada de lo que arrepentirme ni de lo que avergonzarme, y seguiré participando en movilizaciones  toda mi vida con orgullo por mucha persecución que haya, por mucho montaje policial", ha añadido. 

"Esto es parte de una estrategia que no ocurre solo conmigo sino con una generalizada criminalización de la protesta social, y a lo mejor tiene que ver que sea diputado de UP", ha indicado Rodríguez, obviando que fue imputado cuando no era parlamentario.