División entre los jueces progresistas sobre las declaraciones del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, tras el toque de atención del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por criticar la sentencia que condena a la diputada regional de Unidas Podemos Isabel Serra.

Noticias relacionadas

El CGPJ manifestó este jueves su “profundo malestar” por las manifestaciones realizadas en su cuenta de Twitter por Iglesias en relación a la condena dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid contra Serra por delitos de atentado contra la Policía, lesiones y daños.

El secretario general de Podemos escribió que "las sentencias se acatan (y en este caso se recurren) pero me invade una enorme sensación de injusticia. En España mucha gente siente que corruptos muy poderosos quedan impunes gracias a sus privilegios y contactos, mientras se condena a quien protestó por un desahucio vergonzoso”.

La asociación progresista Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) ha salido al paso con duro un comunicado donde expresa su "profundo rechazo" a las palabras de Iglesias. JJpD sostiene que “no resulta admisible el desprecio a la verdad con vistas a presionar sobre la independencia judicial”.

La citada organización, habitualmente alineada con la izquierda, pide a “quienes tienen responsabilidades en los poderes del Estado” como Iglesias “que se comporten con el debido respeto y lealtad institucional, lo que exige la mayor prudencia a la hora de pronunciarse sobre lo resuelto por un Tribunal de Justicia en el ejercicio de su independencia e imparcialidad”.

Lea el comunicado de Juezas y Jueces para la Democracia (PDF)

Tres juristas se desmarcan

Sin embargo, varios magistrados han difundido un manifiesto para censurar al CGPJ por lo que consideran una “interferencia inadmisible en un Estado de Derecho”. “Nos parece grave, muy grave, que desde” el órgano de gobierno del Poder Judicial “se efectúe una ‘amonestación’ a uno de nuestros más altos representantes en el Gobierno”, sentencia el escrito, al que se ha adherido también el exjuez Baltasar Garzón

Lea el manifiesto de apoyo a Pablo Iglesias (PDF)

Llama la atención que entre los firmantes de este documento se encuentren varios juristas, ahora retirados de la carrera judicial, que en su día pertenecieron a Juezas y Jueces para la Democracia. Se trata de los magistrados eméritos del Tribunal Supremo José Antonio Martin Pallín, Jordi Agustí y Fernando Salinas. Los tres, a título individual, suscriben que “no se puede censurar a Pablo Iglesias” y se desmarcan de la asociación de la que formaron parte, que se posiciona en una dirección totalmente contraria.

“Pablo Iglesias ha ejercido la libre crítica a las resoluciones judiciales, aunque al CGPJ le parezca inadmisible ‘cuestionar una actuación judicial’”, añade la carta, que critica la sentencia porque “incurre en graves errores de paradigma probatorio” y, en ese sentido “cualquier ciudadano, incluso un vicepresidente del Gobierno, tiene derecho a opinar sobre ello”.