El Gobierno ha emitido esta noche un comunicado para aclarar que la solicitud de detención y entrega a España de la exconsejera catalana Clara Ponsatí, prófuga en Escocia, "sigue pendiente de ser admitida" por las autoridades británicas y asegura que éstas han transmitido a la Embajada española en Londres que ha sido "un error" calificar de "desproporcionada" la euroorden cursada por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena.

Noticias relacionadas

En un formulario introducido este miércoles por las autoridades policiales británicas en Sirene (el sistema de información común entre las policías de los países del espacio Schengen) se ha comunicado a Sirene-España que la euroorden contra Ponsatí "ha sido revisada por un abogado especializado del Reino Unido en nombre de la Agencia Nacional contra la Delincuencia. Han determinado que es desproporcionado con arreglo a la legislación del Reino Unido".

El documento añade que "esta orden de detención europea no ha sido certificada por el Servicio Nacional Sirene del Reino Unido y, por el momento, el Reino Unido no tomará ninguna otra medida en relación con este asunto", aunque indicaba que, en el caso de que se facilite "cualquier otra información relativa a la gravedad de la infracción" atribuida a la política fugada, "sírvase facilitarla y volveremos a evaluar nuestra decisión de no certificar esta orden de detención europea".

La comunicación recibida de Sirene-Reino Unido ha sido interpretada como un rechazo de la euroorden por parte el Reino Unido, que no la tramitaría.

Sin embargo, el Gobierno español ha aclarado que la solicitud de ejecución de una orden de detención y entrega europea es un proceso de carácter "eminentemente judicial" y que las autoridades policiales británicas, que la reciben a través Sirene, "llevan a cabo un control formal de admisión, encomendado a la National Crime Agency, antes de ordenar la detención y remitir la solicitud de entrega a las autoridades judiciales británicas".

Sirene "ha transmitido a las autoridades policiales españolas que es necesario aportar información complementaria en relación con la eurorden emitida para cursar la detención y entrega de Clara Ponsati. Pero, al hacerlo, han aludido a una calificación como de petición 'desproporcionada', expresión que en ningún momento había empleado la National Crime Agency", asegura Moncloa.
El Gobierno aclara que las autoridades británicas "ya han informado del error a nuestra Embajada, de manera que la solicitud cursada sigue pendiente de ser admitida".
"En este caso, y por medio de los procedimientos de cooperación judicial y policial previstos, se están realizando las gestiones pertinentes para concretar y facilitar la información que sea precisa", indican.
Esta noche se ha introducido en el sistema Sirene una nueva comunicación de las autoridades policiales británicas en la que aclaran que “en nuestro mensaje anterior, nuestra respuesta fue incorrecta al determinar la OEDE como desproporcionada, ya que no es desproporcionada sino que existe una falta de información esencial”.
“Lamentamos este malentendido”, dice la nueva comunicación de Sirene-Reino Unido.

En ella explican que “estamos considerando” la petición de detención y entrega de Ponsatí (esto es, no ha sido rechazada) y consideran que “no facilita suficientes detalles” sobre la naturaleza del delito y una “clara conexión” del mismo con la exconsejera Catalana de Educación. Piden, por ello, que se les proporcionen “más detalles “ con carácter urgente.