Sucesos

Detenido un hombre de 73 años por intentar secuestrar una niña de 8 en Alicante

El arrestado, que portaba unas tijeras metálicas y pastillas para tratar la disfunción eréctil, fue detenido también hace 20 días por presunta corrupción de menores.

Un hombre de 73 años ha sido detenido poco después de tratar de secuestrar a una niña de 8 años en una céntrica plaza de la ciudad de Alicante con el fin, supuestamente, de cometer abusos sexuales.

Fuentes conocedoras del caso han informado de que el hombre, un español que vive en una autocaravana en Alicante y que hace 20 días fue detenido por presunta corrupción de menores, no logró su objetivo al percatarse de la situación la madre de la menor, y han añadido que fue capturado pocos minutos después por la Policía Nacional con unas tijeras metálicas y una caja con pastillas para el tratamiento de la disfunción eréctil entre sus pertenencias.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado al mediodía en la plaza de los Luceros de la ciudad alicantina, cuando el arrestado se acercó a la niña de 8 años y le instó para que le acompañara.

Para ello, la cogió de un brazo para llevársela pero en ese momento la madre, que se hallaba a unos pocos metros, se percató de lo que ocurría y se enfrentó al individuo.

Tras unos instantes en los que ambos tiraban de cada brazo de la menor, otras personas que estaban en los alrededores comenzaron a gritar y el hombre emprendió la huida a pie.

Sin embargo, fue localizado a los pocos minutos en una calle cercana con una gorra de color negro, gafas de sol oscuras y una bufanda que le tapaba la cara.

Durante la identificación, los agentes de la Policía Nacional comprobaron que había sido arrestado 20 días antes por quedar con niñas de entre 15 y 16 años en su autocaravana para mantener relaciones sexuales a cambio de dinero y marihuana.

Ese arresto previo por los presuntos delitos de corrupción de menores, tráfico de drogas y agresión sexual fue posible por la denuncia de dos de las menores afectadas, según las mismas fuentes, aunque tras declarar en el juzgado fue puesto en libertad.

El individuo ha pasado los dos últimos días en los calabozos del Cuerpo Nacional de Policía, en Alicante, y está previsto que pase a disposición judicial en las próximas horas.