Los altercados que se produjeron el pasado 7 de abril en la conocida como Plaza Roja de Vallecas en un acto de campaña de Vox acabaron con una decena de detenidos, entre ellos, dos hombres vinculados a Podemos, formación liderada por el candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

Noticias relacionadas

La Brigada Provincial de Información de Madrid arrestó el pasado 15 de abril a estas dos personas por agredir presuntamente a efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) junto a otras 11 más, después de analizar vídeos y fotografías realizados durante el acto y los incidentes que lo interrumpieron.

Fuentes policiales confirman a EL ESPAÑOL que estos dos individuos estarían entre la tanda de detenciones que se realizaron días después de los disturbios, según informa Brais Cedeira. Ambos, reconocen, figuran como personal contratado por Podemos, al parecer, como chófer y fotógrafo, siempre según estas fuentes.

Aunque el entorno de la formación política lo niega, El Confidencial informa, sin embargo, de que ambos son empleados del área de Seguridad del partido y forman parte de la escolta personal de Iglesias, si bien no identifica claramente a sus fuentes.

Es más, Iglesias, en declaraciones a los medios de comunicación, ha asegurado este sábado que todos sus escoltas son miembros del Cuerpo Nacional de Policía y que “ninguno ha sido detenido”

El líder de Podemos ha reconocido sin embargo que en aquellos incidentes un miembro del partido, que es de Vallecas, sí fue detenido. No obstante, ha aseverado que “por supuesto” no cometió ningún ilícito civil, administrativo o penal “y esto quedará en nada”.

Iglesias ha achacado esta publicación “precisamente hoy” a intereses electoralistas y ha añadido que, a su juicio, esto revela la “preocupación” que tienen algunos por las elecciones, ante lo que ha ironizado que “no es descartable que de aquí al 4 de mayo se publique alguna noticia que le relacione con el asesinato de Kennedy”.

Grupos radicales

Uno de ellos, que responde a las iniciales A.R.R. y presta -siempre según el citado medio- labores de vigilancia en el exterior de la vivienda de Iglesias, aparece vistiendo una camiseta de manga corta y rayas azules. El otro, D.J.J., a quien se le ve en las imágenes con camiseta negra de manga corta y pantalones oscuros, pertenecería al grupo radical de extrema izquierda Bukaneros, incluido en las informaciones que manejaba el Ministerio de Interior sobre la convocatoria en contra del acto de Vox. 

Según apunta El Confidencial, este último es hermano de Iñaki Jiménez, "el Pirrakas", uno de los pesos pesados de los Bukaneros y un habitual en la puerta del chalet de Iglesias, según desveló EL ESPAÑOL. “No va a diario, pero acude muy a menudo desde el año pasado. Le planta cara a los que van a protestar y hace una labor propia de un jefe de seguridad. De hecho, a menudo es él quien acompaña a Pablo Iglesias en lugar de su escolta oficial”. 

Como ya publicó EL ESPAÑOL, estas organizaciones llamaron a la movilización para tratar de impedir que la formación de Santiago Abascal celebrara el mitin en la conocida plaza de Vallecas.

En previsión de enfrentamientos, la UIP organizó un cordón policial para evitar el contacto entre los asistentes y los manifestantes. En concreto, desplegó en el lugar un grupo entero de agentes antidisturbios y tres subgrupos de otra de las unidades de miembros de la Brigada Provincial de Información. En total, cerca de 200 efectivos de Policía Nacional establecieron varias líneas defensivas en torno al círculo central, donde se encontraban la tribuna, el atril y los dirigentes del partido político.

Los disturbios más graves se desencadenaron después de que Abascal se aproximara a la primera fila de los manifestantes y éstos reaccionaran. Los agentes respondieron con una carga en la que varios policías sufrieron lesiones de diferente consideración por los golpes presuntamente propinados por los detenidos, entre otros, los dos hombres vinculados a Podemos.

La formación morada acusó a Vox de haber organizado este acto en Vallecas con la intención de "provocar violencia", un mantra replicado por sus dirigentes.

El portavoz parlamentario, Pablo Echenique, habló por ejemplo de "unos pijos"que se habían desplazado hasta el barrio madrileño para "intentar provocar a los vecinos con bravuconadas". 

Desde la misma tarde de los disturbios, la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha investigado de manera exhaustiva para poner nombre y apellidos a todas aquellas personas que protagonizaron los ataques y que aparecen en las múltiples grabaciones que medios de comunicación y particulares realizaron aquella tarde. Se han analizado también cámaras y se han cruzado datos para lograr dar con las personas implicadas.