Alberto D. Prieto I. P. Nova

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado al Partido Popular de dinamitar el acuerdo para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Según el líder del Ejecutivo, el bloqueo se debe a los "vetos" a los jueces que quiere incorporar su socio de Gobierno, Unidas Podemos.

Noticias relacionadas

En una rueda de prensa extraordinaria en las escalinatas del Palacio de la Moncloa, Sánchez ha reclamado al PP la misma actitud de "pacto" que han mostrado para conseguir consensuar el nuevo Consejo de Radio Televisión Española (RTVE) este pasado jueves.

El partido de Pablo Iglesias, según ha trascendido a los medios, quiere incorporar dos nombres al órgano de gobierno de los jueces: Victoria Rosell (diputada morada y cargo en el Ministerio de Igualdad) y a José Ricardo de Prada (ponente de la sentencia del caso Gürtel que motivo la moción de censura que sacó al expresidente Mariano Rajoy de la Moncloa).

Los de Pablo Casado se niegan al nombramiento de ambos, aunque Unidas Podemos ya había renunciado a ellos, como informó EL ESPAÑOL. En realidad, según las fuentes consultadas, ha sido el veto de vuelta de los morados a dos nombres planteados por el PP, el que bloqueó toda la negociación este jueves por la noche.

"Pasos atrás"

Tirando de sus acuerdos en el Consejo Europeo telemático celebrado este jueves y viernes y de "la unidad" de la Unión Europea, Sánchez reprochó el empeño de Pablo Casado -al que no nombró en su intervención, y al PP sólo una vez en las respuestas- "en dar pasos atrás, cuando se ha demostrado que se podía llegar a consensos". 

El presidente mostró cierto hartazgo por este asunto, y sobre todo buscó un empeño tremendo en que todo el peso de la culpa por el bloqueo recayera sobre el Partido Popular. "Llevamos años de bloqueo [en el CGPJ], y siempre pasa cuando el PP está en la oposición".

Fuentes de Presidencia dicen no perder las esperanzas de acuerdo, pero confirman que no se espera para los próximos días. Y el presidente, como el miércoles en el Congreso, volvió a apelar a la unidad.

"Hemos conseguido la unidad en Europa, con los agentes sociales y por fin creíamos que podríamos ventilar con el aire fresco del acuerdo la renovación de las instituciones constitucionales", ha dicho. "Empezamos la semana con renovación y la acabamos en bloqueo... España merece una oposición que camine todos los días de la semana por la vía del diálogo y el acuerdo, esto no lo entiende nadie".

Reforma congelada

Sánchez rechazó que Gobierno haya planteado vetos y no quiso explicitar los nombres que el PP ha rechazado, pero sugirió que no es previsible recuperar la reforma "congelada en el Congreso" del sistema de renovación del CGPJ. Este cambio supondría no tener que contar con el partido de Casado para los nuevos nombramientos.

Según Sánchez, el acuerdo "es la única victoria duradera en democracia". En su discurso, argumentó que para pactar "hace falta más coraje que para el enfrentamiento, porque hay que renunciar a algo y en la bronca no se juega uno nada". El presidente explicó que ceder es el "precio"que hay que pagar para que todos obtengamos victoria para la gobernabilidad de España, "aunque sea una victoria parcial para cada uno".

Si el acuerdo es siempre conveniente, es imprescindible tras un año de sufrimiento que deja a la sociedad exhausta. "Necesitamos el acuerdo para restañar cuanto antes las heridas de la pandemia y emprender cuanto antes la reconstrucción".

"Hemos renovado RTVE por consenso", un acuerdo que no se alcanzaba, recordó Sánchez, "desde hace 15 años". Quiso llamar la atención sobre un hecho: "Todas las partes cedimos algo en nuestras posiciones iniciales, sin vetos, y así ha ganado el servicio público de la radiotelevisión española".

Acuerdos europeos

En su intervención, el presidente también ha hecho referencia a los acuerdos llegados estos días en el seno de la Unión Europea. Sánchez ha reafirmado su posición a favor de un pasaporte europeo de vacunación contra la Covid que “recupere el turismo” sin implicar un riesgo para la salud. 
 
Así ha explicado que se ha abierto un debate “impostergable” en la UE sobre los certificados de vacunación y sobre el que ya hay un principio de acuerdo. Se trata de un aspecto técnico por el cual se han concretado los “datos mínimos comunes” que debe contener el certificado para su uso médico por parte de cada ciudadano.  
 
El presidente, ante la posición de algunos países que se han manifestado en contra de la medida, ha reivindicado la necesidad de acuerdo “total”. “No creo que debamos contentarnos con decisiones unilaterales -ha introducido-, y por eso queremos abordar este debate de manera abierta”.
 
En lo que respecta a la necesidad de más dosis de la vacuna para completar las pautas de inmunización, Sánchez ha hecho pública una rúbrica junto a varios presidentes para pedir al Consejo Europeo “que trabaje para incrementar la producción de vacunas”. El objetivo del documento al que se han adherido Dinamarca y Lituania, entre otros, es tener más viales para conseguir alcanzar el objetivo de tener a un 70% de la población vacunada en verano.