"Usted conoce perfectamente que los textos legales, los artículos tiene una interpretación". Así se defendía Fernando Grande-Marlaska en rueda de prensa ante las acusaciones de no haber decretado la emergencia de interés nacional, como marca la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil en una emergencia que precise " prever la coordinación de Administraciones diversas porque afecten a varias Comunidades Autónomas y exijan una aportación de recursos a nivel supraautonómico".

Noticias relacionadas

El ministro competente en Protección Civil comparecía, junto a José Luis Ábalos y Margarita Robles, para dar cuenta de los trabajos de la Administración central contra los efectos de la borrasca Filomena. "La cogobernanza en un Estado complejo como el nuestro se debe de basar en criterios estrictos para asumir una competencia, aunque sea en una circunstancia extraordinaria como es una emergencia", alegaba Marlaska.

El caso es que los "criterios estrictos" a los que él mismo había acudido un día antes no existen en la ley. El artículo 28) de la misma expone tres posibilidades y ninguna de ellas es la que invocó el ministro: "La ley exige que las Comunidades Autónomas no tengan capacidad de gestión". 

"Vaciar a las CCAA"

El ministro admitía el martes que él tiene "la posibilidad" de declarar la Emergencia de Interés Nacional, pero que "la norma exige una serie de requisitos muy relevantes, como que la emergencia sea casi en todo el territorio nacional o en un número importante de Comunidades Autónomas y que en ningún momento ellas que deben gestionar en condiciones ordinarias la Protección Civil, encuentren capacidad de gestión". 

Según Marlaska, "la gestión de las CCAA no está desbordada" y asumir sus competencias para tomar el mando único habría significado "vaciar de competencias el Estado de las autonomías".

Fuentes de Interior negaban más tarde a este periódico que la decisión de mantener el nivel de Preemergencia y no asumir el mando único haya sido tomada con criterios políticos. "Ha sido por pura eficiencia", explicaba un portavoz del Ministerio, desmintiendo las acusaciones del PP de que el Gobierno temía ofender a sus socios independentistas, y más en plena precampaña para las elecciones catalanas.

"Intensidad igual a las DANA"

Para el ministro, "el artículo hay que interpretarlo". Y "aunque se necesiten elementos complementarios, que gestionamos desde el Gobierno con solidaridad interterritorial", los efectos de Filomena no justifican la emergencia nacional porque "una mínima situación no indica la asunción de competencias por parte del Estado".

Marlaska dedicó cinco minutos este miércoles a tratar de dejar muy claras las distancias entre la Preemergencia de nivel 1, en la que está todavía España, y la Emergencia de interés nacional, que él sería responsable de decretar, según la ley. 

Así, la crisis de "enorme magnitud", cuya "afectación enorme en todo el territorio" era lo que el lunes marcaba "la diferencia esencial con otros episodios del pasado reciente", se convertía este miércoles en una "emergencia de una indensidad digamos igual que otras que hemos vivido en los últimos años como las DANA del Mediterráneo o del sur y el norte peninsular", según avanzaba el ministro en su argumentación. "Y en ninguno de esos casos se declaró la emergencia de interés nacional".

Todo, admitiendo que las "Comunidades de Madrid, Castilla-La Mancha y Aragón" han sido "especialmente afectadas"; más allá de que la gestión de la nevada precisara de la participación de "la UME, de todo el Sistema Nacional de Protección Civil, de las Fuerzas Armadas, de la Dirección General de Carreteras, y de hasta 48.000 agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional"; e incluso contando con que, seis días después, "seguimos en estado de alerta por el hielo".

"Polémicas absurdas"

Pero además de agradecer la entrega de todo el personal de Protección Civil, las Fuerzas de Seguridad y los Ejércitos contra los efectos del temporal, los ministros del Interior y de Transportes arremetieron con dureza contra la oposición. "Las polémicas absurdas no ayudan", apuntó el también número tres del PSOE, que se extendió en el desglose del esfuerzo del Gobierno en la región de Madrid.

"Seguiremos colaborando, también en la Comunidad de Madrid, uno de los territorios más golpeados, limpiando accesos a de sus 16 hospitales, entradas a parques de bomberos, estaciones de Cruz Roja, Mercamadrid, polígonos industriales, el centro logístico de Leganés, imprescindible para el reparto de la vacuna contra a Covid..."

A pesar de la bronca política, con acusaciones cruzadas entre la ministra portavoz, María Jesús Montero, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, según el Ejecutivo la colaboración con "todas las CCAA y Ayuntamientos" está siendo "adecuada y efectiva". 

De hecho, el ministro ha agradecido la labor de todos los cuerpos, UME, Policía Nacional y Guardia Civil, "cuyos helicópteros han atendido emergencias de personas aisladas en las zonas rurales, llevando víveres y evacuando a personas perdidas en el monte".

Sigue la alerta

Las temperaturas "van a seguir siendo anormalmente bajas en Madrid y Castilla-La Mancha en estos días", apuntó el ministro del Interior, aunque "vayan a subir en los próximos días". Aun así, José Luis Ábalos, ministro de Transportes, dijo que este miércoles ya estamos "al final de unas labores con múltiples dificultades en las que los trabajadores públicos han arriesgado sus vidas".

Hay todavía 76 carreteras cortadas y en 92 es necesario el uso de cadenas y según el Gobierno "debe restringirse todo movimiento no imprescindible" para no obstaculizar el abastecimiento de alimentos y medicinas, que aún sufre deficiencias. "Ha habido atascos en la entrada de las grandes ciudades y esto dificulta las labores", ha reconvenido Marlaska.

"Hemos usado el 86% del material fundente de un año, en menos de una semana", detalló el ministro. Y siguió apuntando que han sido "100.000 kilómetros de retirada de nieve y otros 157.000 kilómetros de limpieza de vías con material fundente".

Fernando Grande-Marlaska y el presidente Pedro Sánchez, junto al director de Protección Civil, Leonardo Marcos González. Moncloa

El ministro dijo que son los trabajadores públicos "los que levantan cada día la persiana de España" y nombró expresamente a las más de 3.000 personas de la dirección de carreteras, o las más de 1.500 trabajadores de Aena que han recuperado la actividad del Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas. La instalación sufrió este martes temperaturas inferiores a los 13 grados bajo cero, la tercera más baja desde 1945.

Este miércoles fue el cuarto día consecutivo en el que el presidente del Gobierno preside la reunión del Centro de Coordinación y Decisión (CECOD) de la Preemergencia nivel 1 declarada por el Gobierno a causa de la borrasca Filomena.

"Llevamos una semana en alerta meteorológica y mantenemos todos los servicios de emergencia por las nieves y el abrupto descenso de las temperaturas", admitía Grande-Marlaska. 

"No olvidaremos fácilmente el nombre de Filomena", admitió Ábalos. El Gobierno, dijo, lleva "más de una semana" atendiendo una borrasca "que nos sorprendió en su magnitud, con espesores de nieve superiores a 60 centímetros" y bajadas de temperaturas "no vistas en 50 años".