Bruselas

Tras ocho meses de parón debido a las restricciones por la Covid-19, el comité de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara ha reactivado este lunes la tramitación de los suplicatorios remitidos por el Tribunal Supremo para levantar la inmunidad de Carles PuigdemontToni Comín y Clara Ponsatí. Los tres están acusados de sedición (Puigdemont y Comín también de malversación) y huyeron a Bélgica en octubre de 2017, tras la fallida declaración de independencia en el Parlament. La Eurocámara les reconoció como eurodiputados en enero tras la controvertida sentencia del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) sobre Oriol Junqueras.

Noticias relacionadas

La primera reunión sobre el suplicatorio ha consistido en una exposición inicial a cargo del ponente, el búlgaro Angel Dzhambazki (adscrito al grupo de derecha radical Conservadores y Reformistas Europeos, el mismo de los nacionalistas flamencos de la N-VA y de Vox), seguido de un debate preliminar entre los miembros del comité de Asuntos Jurídicos. Dado que el procedimiento es confidencial, no han trascendido más detalles. 

Eso sí, la Eurocámara ha fijado ya la fecha de la siguiente reunión, que tendrá lugar el 7 de diciembre. En esta segunda etapa, Puigdemont, Comín y Ponsatí pueden comparecer en Asuntos Jurídicos, si así lo desean, para presentar sus argumentos en contra del suplicatorio. Cada uno de ellos dispondrá de 15 minutos de invervención, seguidos de preguntas de los parlamentarios. Tienen derecho a estar acompañados por su asesor jurídico o abogado, que no podrá intervenir. Todo a puerta cerrada. 

La convocatoria inicial de la reunión es presencial, pero podría convertirse en virtual si la situación de la pandemia en Bélgica no mejora. Los servicios jurídicos han dado luz verde a la tramitación virtual del suplicatorio con el argumento de que la Eurocámara "tiene la obligaciónen cumplimiento del deber de cooperación sincera, de atender las solicitudes de inmunidad provenientes de las autoridades de los Estados miembros, así como las solicitudes de defensa de inmunidad, incluso en las circunstancias actuales".

La Eurocámara no es un tribunal

Tras la comparecencia de Puigdemont, quedarán otras tres etapas en el procedimiento: debate del informe final del ponente, votación en el comité de Asuntos Jurídicos y votación inmediata en el pleno de la Eurocamara. La decisión final podría adoptarse como muy pronto en el pleno de febrero, que aún no tiene fecha. Es decir, cerca de las elecciones catalanas del 14 de febrero. Pero tampoco pueden descartarse más retrasos.

El Parlamento Europeo da luz verde a casi todas las peticiones (9 de cada 10) que le llegan para levantar la inmunidad de eurodiputados inmersos en procedimientos penales. En el caso de Puigdemont, está claro que la mayoría de los parlamentarios de los tres principales grupos políticos -populares, socialistas y liberales- apoyarán las tesis del Supremo, con lo que no parece difícil alcanzar la mayoría simple necesaria.

"El comité de Asuntos Jurídicos no es un tribunal, no examina ni el procedimiento judicial ni el sistema judicial o el ordenamiento jurídico del Estado miembro que pide el suplicatorio, ni tampoco la culpabilidad o no de los diputados", ha explicado este lunes su presidente, el eurodiputado de Ciudadanos Adrián Vázquez, en una rueda de prensa virtual.

Los únicos suplicatorios que se rechazan son aquellos en los que "el procedimiento judicial es a causa de opiniones o votos emitidos por esos eurodiputados en su actividad como parlamentarios europeos o si se concluye que el procedimiento judicial contra ellos tiene como finalidad real socavar su actividad política como europarlamentarios".

Los argumentos de Puigdemont

La defensa de Puigdemont, que no ha participado en la reunión de este lunes, prepara ya sus argumentos para la audiencia de diciembre. En primer lugar, el expresidente de la Generalitat sostiene que el suplicatorio tiene "vicios de procedimiento" porque el Tribunal Supremo no es la instancia competente para pedirlo.

En segundo lugar, los eurodiputados de JxCat alegan que las acusaciones de sedición y malversación carecen de fundamento y que se les persigue únicamente por haber organizado un referéndum que a su juicio está protegido por el derecho internacional.

Finalmente, Puigdemont esgrime que existen "pruebas sólidas" de que el objetivo del suplicatorio es silenciar su actividad política. Es decir, uno de los motivos que el comité de Asuntos Jurídicos ha tenido en cuenta en el pasado para rechazar el levantamiento de la inmunidad.

La defensa del expresidente catalán pone en cuestión además la falta de neutralidad del comité de Asuntos Jurídicos por la presidencia de Vázquez y lo que considera un número excesivo de miembros españoles. Y anuncia que recurrirá cualquier decisión negativa para sus intereses ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).