El Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto impulsado por el Ministerio de Consumo que dirige Alberto Garzón, para limitar la publicidad del juego de azar y las apuestas online a la franja horaria de la madrugada de radios y televisiones, entre las 1.00 y las 5.00 horas. "Quedaremos libres de esta publicidad también en internet y los eventos deportivos", expresó el ministro.

Noticias relacionadas

Garzón ya empezó a legislar en este campo, también vía decreto legislativo, en plena pandemia. Pero en este caso utilizando la vía del decreto administrativo, que no tiene siquiera que pasar por el Parlamento: "Esta norma es el desarrollo de la Ley del Juego de 2011, así que entrará en vigor al día siguiente de publicarse en el BOE".

Una de las medidas más visibles será, además, la obligación de que se rompan los contratos de patrocinio con las casas de apuestas, prohibiendo que sus marcas aparezcan en las camisetas. De hecho, el equipo del Ministerio contactó hace una semana con cada uno de los clubes de Primera y Segunda División para advertirles de que en la próxima temporada 2021-2022 deberán buscarse otros 'sponsor'

Comunicación del Ministerio de Consumo prohibiendo la publicidad de las apuestas.

Solo hay un caso entre los 42 clubes profesionales de fútbol en el que no hay ningún tipo de vinculación con casas de apuestas. La Real Sociedad sometió a votación entre sus socios la posibilidad de aceptar una oferta que le hubiera supuesto en torno a los cinco millones de euros de ingresos anuales. Un 86% de la afición mostró su rechazo, a pesar de que la entidad sí había tenido acuerdos de este tipo en el pasado.

El Gobierno, por boca de su ministro, opina que "damos respuesta a una alarma social y satisfacemos un punto del acuerdo de coalición". Otra de las medidas es que "también estará prohibido que las personas famosas, que ejercen un rol de influencia enorme, protagonicen estos anuncios". Y también "se prohíben los bonos de captación"

La medida se incluye dentro de paquete de acciones anunciadas por Garzón nada más llegar al Gobierno para controlar el juego en nuestro país. "No queremos que el juego tenga perjuicio en la salud pública", dijo el titular de Consumo. Las casas de apuestas físicas y la misma publicidad de este tipo de juegos de azar ya fueron calificadas por el propio ministro y el entorno de Unidas Podemos como "la heroína de los 80 en nuestros barrios populares actuales"

"No tiene impacto"

Y en esa tesis se basó Garzón para desestimar que la norma vaya a tener un impacto económico y en el empleo en las empresas que se financian con esta publicidad. El ministro insistió en que "el Gobierno sólo ha utilizado el principio rector de la salud pública en este decreto".

Preguntado por la pérdida de los hasta 150 millones de euros anuales que supone este mercado, dijo que "hay efectos pero en muy pequeña medida, sólo entre los actores económicos que reciben esa financiación, y tienen un año para adaptar sus esquemas de financiación... podría decirse que la norma no tiene impacto, en ese sentido".

"Ley de la selva"

Según Garzón, esta medida era necesaria por "las nefastas consecuencias económicas, sociales y familiares" que tiene este sector. "Hace nueve años que se aprobó la ley del juego y esto era la ley de la selva, porque no había ninguna relación", apuntó el ministro. "Queremos proteger la salud pública y a los colectivos más vulnerables, menores, jóvenes y con conductas patológicas relacionadas con un uso intensivo de estas actividades".

Fuentes del sector de los medios indicaron a EL ESPAÑOL el pasado febrero -cuando se anunció la intención del ministro, que la volvió a confirmar el pasado julio-, que una medida de estas características será muy dañina para el sector, en plena desaceleración del mercado publicitario.

Estas mismas fuentes indicaron que un veto como éste afectará a prácticamente toda la publicidad del juego que se emite en horario de máxima audiencia y en el caso de la radio en todos los carruseles deportivos y en los programas deportivos nocturnos de noche

Impacto real

Según los expertos consultados, limitar esta publicidad exclusivamente a la franja de la una a las cinco de la mañana sería no sólo condenarla al ostracismo, sino que se traduciría en que prácticamente se acaben este tipo de anuncios en radio y televisión.

Los datos del año 2018 -el último año cerrado- indican que el sector de juego y apuestas invirtió 130,2 millones en medios de comunicación, según Infoadex. Si tomamos como referencia los datos de la Dirección Nacional de la Ordenación del Juego tenemos que la inversión sólo en publicidad del juego online fue de 170,3 millones en 2018, a lo que hay que sumar otros 143,7 millones si se incluyen patrocinios.

Las fuentes consultadas indican que con una medida que restrinja la publicidad sólo a la franja de madrugada el impacto en los medios de comunicación (radio y televisión) podría ser de al menos 150 millones al año. Es decir, publicidad que dejarían de emitir en los horarios que lo hacen actualmente.