Palo para la economía del fútbol español. El último borrador que se ha filtrado sobre el Real Decreto Ley que está impulsando el ministerio de Consumo pretende eliminar la publicidad de las casas de apuestas de las camisetas de los equipos de La Liga, de los estadios y acabar con cualquier vinculación que promueva esta actividad. A pesar de que la concienciación para no crear adicción en los más jóvenes es un compromiso social, supone el quinto problema que amenaza la estabilidad financiera de este deporte en el país después del coronavirus.

Noticias relacionadas

Esta industria estaba aún digiriendo los Pactos de Viana, que han retirado parte de los ingresos de La Liga para distribuirlos de cara a la reconstrucción de otras modalidades, unas más que posibles negociaciones a la baja con sus contratos televisivos y de otros patrocinios, la subida de impuestos, sobre todo el del IRPF, y la ausencia de taquillas y abonos por culpa de las prohibiciones que ha traído consigo la pandemia.

La industria ha vivido varias tramas de apuestas ilegales en el marco del fútbol que han menguado la aceptación social de este tipo de economía, que ya estaba mal vista por el incremento del número de casas en los barrios y una sensación de que la ludopatía comenzaba a ser un peligro real en las ciudades para los más jóvenes. Sobre todo el caso Oikos marcó un antes y un después sobre un trabajo en el que LaLiga había puesto mucho esfuerzo.

Darwin Machís golpea un balón ante Eliaquim Mangala en el Granada - Valencia EFE

No es una novedad esta restricción ya que hubo primer borrador antes de la llegada del Covid-19 al país para restringir este tipo de publicidad. Durante el Estado de Alarma se incluyó el Artículo 37 al Real Decreto Ley 11/2020 del 31 de marzo que impedía la publicidad en las camisetas de los equipos de fútbol. Hubo una posibilidad de que algunos clubes tuvieran que cambiar el diseño de sus casacas por esta cuestión durante el reinicio de La Liga, pero, finalmente, se acordó que no sería así.

Recorte a La Liga

Ahora, con este nuevo borrador, desde el mismo momento en el que se apruebe los clubes tendrán que renunciar a esa publicidad de sus camisetas que aportaba una gran cantidad de dinero. Son hasta diez las camisetas de las 42 que conforman el fútbol profesional las que estarían 'prohibidas'. Pero, realmente, esta medida afecta a casi todos los clubes ya que cuentan con acuerdos con casas de apuestas cuya publicidad se muestra en sus estadios o a través de colaboraciones utilizando la imagen de los jugadores.

Las casas cancelarán sus contratos de patrocinio al no poder colaborar ya con los clubes y este hecho, según LaLiga, podría suponer en torno a una pérdida de 80 millones de euros para todo el fútbol profesional. Sí podrán mantener algún tipo de vinculación, pero se estima desde este mismo organismo que estas relaciones pierdan hasta un 30 por ciento su valor actual.

Javier Tebas y el consejero delegado de Sportium, Alberto Eljarrat, en la renovación de su convenio LaLiga

Hasta la patronal tiene un acuerdo de patrocinio con Sportium, cuyo logo también desaparecerá de la página web oficial o de los spots publicitarios. Ahora se estudia el momento para aprobar este Real Decreto Ley y tratar de no provocar un perjuicio más a un deporte que supone el 1,4 por ciento del Producto Interior Bruto del país.

Los más afectados

Ocho clubes de Primera División (Valencia, Leganés, Alavés, Levante, Osasuna, Sevilla, Mallorca, Granada) y otros dos de Segunda (Sporting de Gijón y Girona) cuentan como patrocinador principal en sus camisetas una casa de apuestas. Aunque la lista se incrementa si echamos un vistazo a las mangas o a la parte de atrás de estas.

Si miramos los contratos con las casas de apuestas, encontramos que Bet365 es la que mantiene una relación comercial con casi la mitad de clubes de la máxima categoría: CeltaValladolidVillarrealEibarBetisAthleticEspanyol y Getafe, que tienen vinculación hasta 2020. MarathonBet cuenta entre su clientela con el Sevilla desde esta temporada. Mallorca, con BetFred, y Osasuna, con Kirolbet, y Granada, con Winamax, también cuentan con este tipo de publicidad a pesar de ser recién ascendidos.

Nacho Vidal y José Campaña, durante un Levante - Osasuna EFE

Los dos grandes clubes españoles también cuentan con contratos publicitarios de casas de apuestas. El Real Madrid mantiene relación con ManBetX y Codere además de Betfair en la sección de baloncesto. Por su parte, el Barcelona cuenta con la empresa de capital ruso 1xBet.

Betway tiene en sus redes a Leganés, Alavés y Levante con contratos hasta 2020 y con cantidades que se aproximan al millón de euros. Una casa que ha ido perdiendo notoriedad con el paso del tiempo es Bwin. Después de promocionarse en la camiseta del Real Madrid, ahora ha encontrado amparo en el Atlético de Madrid con los que también acaban contrato en 2020. Con esta misma empresa está el Valencia, que lo luce en su camiseta, no así como los rojiblancos.

La excepción

Solo hay un caso entre los 42 clubes en los que no hay ningún tipo de vinculación con casas de apuestas. La Real Sociedad sometió a votación entre sus socios la posibilidad de aceptar una oferta que le supondría en torno a los cinco millones de euros de plusvalías. Un 86 por ciento de la afición mostró su rechazo, a pesar de que la entidad sí había tenido acuerdos en el pasado.

Un negocio multimillonario

La realidad es que esta economía mueve muchísimo dinero en nuestro país. En 2019 fueron en torno a los 6.800 millones de euros, sin que los datos estén aún cerrados, los que movió con los diferentes tipos de apuestas que se pueden hacer en el mundo del deporte. Una media de entre 1.500 y 1.600 millones cada tres meses suponen una importante parte como para no tenerlo en cuenta.

Mirando esos contratos de patrocinio que tienen con los clubes, es irrisorio el dinero que invierten las casas de apuestas en el fútbol español en comparación con lo que generan. Pero el golpe que puede suponer esta pérdida de imagen, sumado a la prohibición de exhibición de anuncios televisivos, en medios, en internet de forma que solo se puedan mostrar entre las 1:00 horas y las 5:00 horas de la madrugada, hará caer estos números.

Observando el anuario de estadísticas deportivas de 2020 del ministerio de Cultura y Deporte, la tendencia de crecimiento en las cantidades jugadas por operador ha sido exponencial desde 2012. La proliferación de estas casas en internet ha favorecido que se haya pasado de los 2.859 millones de euros ese año hasta los 6.814 en 2018 con los datos cerrados. Si se confirman las cifras de 2019, se vería una relajación de esa inversión en apuestas deportivas que se hacen en el país.

[Más información - La Liga, antes y después del parón: las estadísticas explican en qué ha cambiado el fútbol español]