Carlos Frías Marta Espartero

A pocas horas de que se empiecen a aplicar las nuevas medidas establecidas entre el Ministerio de Sanidad y la Comunidad de Madrid, el acuerdo puede estallar por los aires. El Gobierno regional no da por bueno los criterios anunciados ayer por la noche por el ministro del ramo, Salvador Illa, que dijo que se aplicarían restricciones de movilidad en aquellas ciudades de más de 100.000 habitantes donde la Covid-19 esté haciendo más daño.

Noticias relacionadas

La Generalitat de Cataluña también se ha mostrado contraria a la decisión de Illa. La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, ha rechazado este miércoles un "café para todos" en las restricciones para hacer frente al coronavirus alegando que Cataluña ya tiene sus propias medidas.

Budó ha señalado que no pueden aplicar en todas las comunidades "las mismas restricciones" porque en Cataluña "ya se toman otras". En este sentido, ha asegurado que la Generalitat no se ha esperado a llegar a ratios de 500 casos por cada cien mil habitantes porque ya ha tomado decisiones registrando valores "por debajo de 200".

Criterios

Para cerrar esos municipios se tendrán que dar tres situaciones al mismo tiempo: una tasa de incidencia acumulada de más de 500 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, más del 10% de positividad en las PCR y un índice de ocupación en las UCIS de la región del más del 35%.

La Comunidad sigue en sus trece de que no se cierre toda la capital. En el comunicado difundido se apunta que Madrid es "un conjunto de 21 distritos" de los que "18 superan los 100.000 habitantes, y por tanto, los índices "no se pueden aplicar, en su conjunto, a toda la ciudad".

Esta disputa territorial nace de la diferencia que Sanidad y la Región hacen a la hora de aplicar las restricciones: Illa quiere hacerlo por municipios y Ayuso por áreas sanitarias.

Los puntos para cerrar municipios fueron pactados ni si quiera 24 horas antes por el Gobierno y la Comunidad dentro delgrupo de trabajo creado para atajar el avance de la pandemia en la Región. La realidad es que, en toda España, sólo 10 ciudades entran dentro de esos baremos, todas madrileñas. La única que está en la cuerda floja es Pamplona, pero la presión en las UCI es mucho menor que la establecida.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha escrito en su cuenta de Twitter que su Gobierno busca "un texto consensuado y basado en parámetros técnicos, no en tres genéricos". 

Mesa de diálogo y baremos

Fuentes del Gobierno regional especifican a EL ESPAÑOL que esos baremos no son suficientes. Piden tener en cuenta también la capacidad de elasticidad de camas de hospitalización y de UCI. También la capacidad diagnóstica de la autonomía, que es "muy superior" en Madrid. "Y una mesa de dialogo", puntualizan.

La Comunidad de Madrid entiende que las restricciones afectan a "derechos fundamentales y libertades de millones de personas" por lo que considera que "sería necesario crear una comisión de diálogo con criterios técnicos y científicos".

La aplicación efectiva de estos nuevos criterios queda a expensas de que se aprueben en la reunión del Consejo Interterritorial que se celebra en la tarde de este miércoles, y en la que los gobiernos autonómicos conocerán los detalles concretos de este acuerdo entre el Ejecutivo central y Madrid.

Malestar en las autonomías

Diferentes gobiernos autonómicos como el del País Vasco, Aragón, Cataluña, Asturias, Navarra, Extremadura, Andalucía y Comunidad Valenciana han mostrado su malestar por el acuerdo que alcanzaron anoche el Gobierno central y el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso para seguir criterios concretos a la hora de tomar medidas de confinamiento, porque consideran que se trata de un pacto "bilateral" entre dos administraciones a la hora de establecer restricciones en toda España.

El acuerdo ha provocado la reacción inmediata de presidentes autonómicos como Íñigo Urkullu, quién ha criticado que el pacto se haya tomado de manera bilateral entre ambos gobiernos y no sin antes haber consultado al resto de autonomías a través del Consejo Interterritorial de Salud, que se reúne este miércoles para ratificar dichas medidas.

En términos parecidos se expresó el líder asturiano, Adrián Barbón, que lamentó a través de un mensaje en su perfil de Twitter el pacto entre ambas administraciones para endurecer en toda España las medidas en la lucha contra el Covid-19. Además, cargó contra las "excusas" de Isabel Díaz Ayuso para no actuar en la región madrileña porque considera que se pusieron en peligro "la salud" de la ciudadanía.