El PSOE y Unidas Podemos han vuelto a impedir que el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, comparezca en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre el caso Dina

Noticias relacionadas

Las dos formaciones que conforman el Gobierno de coalición han unido fuerzas por segunda vez en la Mesa del Congreso y se han servido de su mayoría para vetar la solicitud del Partido Popular, que había registrado una nueva petición para forzar un debate sobre el caso y decidir si citar o no a Iglesias en la Comisión de Calidad Democrática.

En la primera ocasión, PSOE y Podemos ya frenaron la comparecencia de Iglesias arguyendo que se trataba de un "asunto privado". Con el fin de eludir esta respuesta, la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, había reformulado la pregunta al órgano de gobierno de la Cámara para pedir que el líder de Podemos diese cuenta de las declaraciones públicas efectuadas "en ejercicio de sus funciones desde la sede de la Presidencia del Gobierno", el pasado 7 de julio, en relación con el caso Dina, lo cual sí afecta a su cargo en el Ejecutivo.

La respuesta, no obstante, ha sido la misma. La Mesa del congreso ha vuelto a frenar la petición del Partido Popular alegando que el robo de la tarjeta telefónica de la exasesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, es un asunto privado y no sometido por tanto al control parlamentario. 

Reunión telemática

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tiene previsto convocar la Diputación Permanente el próximo martes y la Mesa se reunió este jueves por la tarde de forma telemática para calificar las iniciativas registradas por los grupos para incluir en el orden del día.

Ha sido en esa reunión en la que el segundo intento del PP de llevar el caso Dina a la Diputación Permanente se ha topado de nuevo con la negativa de los socialistas y el grupo confederal, con los mismos argumentos que en la primera ocasión.

La solicitud de los populares sí ha vuelto a recibir el apoyo de Vox, que también registró sin éxito iniciativas pidiendo explicaciones a Iglesias.

Todo esto, pese a que el propio Iglesias fue quien propuso la celebración de una comisión de investigación sobre el caso Tándem, que parte del robo del teléfono móvil a su exasistente Dina Bousselham en 2015Lo hizo, eso sí, enmarcándola dentro de una comisión sobre "las cloacas del Estado".