El expresidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, no ve en el caso Dina suficiente "materia para una comisión de investigación". Por ello, no cree necesario que el vicepresidente segundo Pablo Iglesias comparezca en el Congreso de los Diputados.

Noticias relacionadas

Este martes, en un evento telemático en el que ha participado EL ESPAÑOL, el exdirigente socialista ha sostenido que este planteamiento "no tiene recorrido", aunque admite que ha hecho "una lectura muy por encima" ante la "gran cantidad de información" que ha salido en los medios.

En este sentido, cabe recordar que fue el propio vicepresidente segundo del Gobierno quien propuso la celebración de una comisión de investigación sobre el caso Tándem, que parte del robo del teléfono móvil a su exasistente Dina Bousselham en 2015. Lo hizo, eso sí, enmarcándola dentro de una comisión sobre "las cloacas del Estado".

"Yo encantado, pero que vaya todo el mundo y se ponga luz en este país. Que vayan también Soraya Sáenz de Santamaría, el comisario (José Manuel) Villarejo o (Jorge) Fernandez Díaz", puntualizó Iglesias.

Acuerdos con la oposición

José Luis Rodríguez Zapatero ha aprovechado el evento celebrado este martes para volver a mostrar su apoyo y confianza en el Gobierno de coalición: "Expreso mi convicción de que la mayoría parlamentaria que ha dado lugar a este Gobierno va a perdurar. Es la única mayoría posible en el Parlamento".

Esta idea la ha repetido en varias ocasiones el expresidente del Gobierno -"es la única mayoría posible"-, que considera que "hasta ahora, esa coalición ha mostrado una capacidad de entendimiento claro".

No obstante, Zapatero considera necesarios unos pactos de Estado, aunque la patata caliente la tiene -en su opinión- la oposición: "El Gobierno tiene que hacer todo el esfuerzo para llegar a acuerdos, pero la clave última para que esos grandes acuerdos se produzcan depende de la actitud de la oposición".

En este sentido, Zapatero ha puesto como ejemplo de voluntad de entendimiento a Pedro Sánchez: "Él apoyó a Mariano Rajoy en la aplicación del 155 en una situación difícil". Y también se ha puesto como ejemplo a sí mismo: "Yo propuse a Aznar un pacto contra el terrorismo para buscar la defensa del estado de derecho".

"En la crisis tenemos que tener la capacidad de llegar a grandes acuerdos, que no afecten a la gobernabilidad", ha reflexionado el exdirigente socialista, que también ha recalcado que esos grandes acuerdos deben representar "una suma de voluntades, de esfuerzos, un compendio de ideas compartidas para trasladar confianza a empresarios, a los sindicatos y a la sociedad en general".

"Para los objetivos nacionales serían convenientes grandes acuerdos en materia económica y social, pero la última palabra la tiene la oposición", ha zanjado el expresidente del Gobierno.

"Perfeccionar la Corona"

Asimismo, el expresidente también se ha pronunciado sobre las noticias acerca de las presuntas irregularidades del Rey emérito. A Zapatero le causan "disgusto", pero ha querido dejar claro que quien ahora está al frente de la Jefatura del Estado es Felipe VI, que debe ejercer ese papel con la máxima "autoridad y credibilidad", y que si se considera necesario cambiar la Constitución para perfeccionar el funcionamiento de la Corona, debe hacerse.

"La Jefatura del Estado tiene una responsabilidad de gran calado", ha enfatizado, recalcando que ahora es Felipe VI quien la ostenta y que es "importante" que lo haga "con la máxima autoridad y credibilidad". "Eso tiene un método: el máximo apego a las normas y si hay que construir unas normas o unas reglas más perfeccionadas sobre el funcionamiento de la Corona, hágase".