El panteón donde reposan las cenizas de Fernando Buesa Blanco, político socialista que fue asesinado por ETA hace 20 años junto a su escolta, ha sido atacado esta madrugada con pintura roja, según ha denunciado la Fundación Fernando Buesa Blanco a través de las redes sociales.

Noticias relacionadas

En un mensaje en Twitter, la fundación publica una foto del panteón, donde se ve la pintura roja arrojada sobre el epitafio en el que se lee: "Fue un hombre de paz. Defendió la libertad de todos con la palabra".

"Así ha amanecido hoy el panteón donde reposan las cenizas de Fernando", denuncia la Fundación, para lamentar que "el discurso del odio sigue presente en nuestra sociedad y lejos de ignorarlo, debemos denunciarlo y rechazarlo sin matices para deslegitimar el terrorismo".

A Fernando Buesa -histórico dirigente del PSE-EE, vicelehendakari del Gobierno vasco- lo mataron el 22 de febrero de 2000 con una furgoneta bomba cuando se dirigía a trabajar. Había comido en casa y parte del trayecto lo hizo con uno de sus hijos, de quien se despidió poco antes. La explosión también se llevó por delante la vida del ertzaina Jorge Díez Elorza

Condena política

La vandalización de la tumba, que se encuentra en el cementerio vitoriano de Santa Isabel, ha sido repudiada por el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV): "Mi solidaridad con la familia y allegados. Mi condena más rotunda a este nuevo ataque".

Ciudadanos también ha condenado el ataque manifestando que esto pone de manifiesto que el odio "sigue todavía muy presente" en el País Vasco. 

"Los radicales han atacado el panteón de Fernando Buesa, demócrata valiente a quien ETA asesinó de la forma más vil y cobarde. El odio sigue todavía muy presente en el País Vasco y queda mucho por hacer para que triunfe la libertad. Todo mi cariño para su familia", ha escrito el dirigente de Cs y portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, en su cuenta de Twitter.

El Partido Popular, por otro lado, ha expresado a través de su vicesecretaria de organización, Ana Beltrán, que este hecho evidencia que "el culto al odio sigue presente en el País Vasco" y debe combatirse "con firmeza", no con "mano tendida a los herederos de Batasuna".

Ataques reiterados

El modus operandi empleado en el ataque apunta a una banda de radicales abertzales que lleva actuando durante meses. El patrón es el siguiente: ataques contra un socialista, de madrugada y con pintura roja. El caso más reciente fue el ataque contra la vivienda de Idoia Mendia, líder actual de los socialistas vascos. 

En el ataque contra el hogar de Mendia, un grupo de proetarras arrojó pintura roja y octavillas con la palabra "asesinos" y proclamas en favor del preso de ETA Patxi Ruiz, condenado por asesinar al concejal de UPN en Pamplona Tomás Caballero.

La secretaria general del PSE también ha condenado a través de las redes sociales el ataque a la tumba de Buesa y ha subrayado que "la memoria de un socialista como Fernando Buesa está muy por encima de la catadura moral de los que pretenden hacer exhibición de su falta de principios democráticos".