"Cinco años defendiendo el Ingreso Mínimo Vital, y aguantando todo tipo de insultos... y ahora nos lo aprueban sin un sólo voto en contra". Con esta mezcla de satisfacción absoluta y cabreo infinito recibió la dirección de Podemos el resultado de la convalidación en el Congreso del real decreto el pasado 10 de junio. España seguía confinada, el coronavirus mantenía su amenaza y hasta el 31% de los trabajadores del país habían tenido que ser "protegidos" por las ayudas del Gobierno.

Noticias relacionadas

Pero la Vicepresidencia segunda del Gobierno siempre admitió que quería más. Y que el proyecto, comandado por José Luis Escrivá, ministro de Inclusión y Seguridad Social, había terminado por ser menos ambicioso de lo deseado por la formación política de Pablo Iglesias. De hecho, el lado morado del Gobierno proponía prestaciones de una mayor cuantía a las finalmente aprobadas. Y según ha podido saber este diario, la presión se mantendrá en este sentido.

Así que este jueves, la primera reunión de la Comisión Delegada para la Agenda 2030, ha dado un paso en ese sentido y ha propuesto "la ampliación del Ingreso Mínimo Vital", ese "nuevo derecho social puesto en marcha por el Ejecutivo que garantiza una prestación mínima para las familias más vulnerables".

Pablo Iglesias, junto a Teresa Ribera, en la reunión de la Comisión Delegada para la Agenda 2030. Irene Lingua / VP

Según ha podido saber este periódico, esto significaría incluir a los colectivos que se han quedado sin posibilidad de acceder a este derecho de nueva creación -como los inmigrantes irregulares- y también a exportar esta medida a nivel europeo, como ya adelantó EL ESPAÑOL

La Secretaría de Estado para la Agenda 2030 es una de las patas principales del Ministerio de Derechos Sociales de Iglesias. Bajo la batuta de Ione Belarra, su objetivo es elaborar propuestas en "un plan que abarcará la próxima década y establecerá las políticas adecuadas para que España cumpla" con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) definidos por Naciones Unidas bajo la denominación de Agenda 2030.

Primera gran cita

Esta primera reunión estaba prevista para el pasado mes de marzo, pero fue pospuesta por la emergencia sanitaria provocada por el Covid-19. Ahora, tras el fin del confinamiento, el Ejecutivo ha recuperado su programa y el mismo vicepresidente segundo del Gobierno presidió la reunión.

Para calibrar la importancia que le da el Gobierno a esta palanca de políticas, baste reseñar que a la cita acudieron nueve ministros más: la titular de Exteriores, Arancha González Laya; la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera; la de Hacienda, María Jesús Montero; la titular de Educación, Isabel Celáa; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el de Agricultura, Luis Planas; el titular de Sanidad, Salvador Illa; el de Consumo, Alberto Garzón; y el ministro de Inclusión, Seguridad social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Reunión de la primera reunión de la Comisión Delegada para la Agenda 2030, presidida por Pablo Iglesias. Irene Lingua / VP

En la cumbre ministerial liderada por Iglesias se dio inicio a la elaboración de la Estrategia de Desarrollo Sostenible planteando cada uno sus propuestas. Según fuentes de la Secretaría de Estado, el plan "abarcará la próxima década" y establecerá las políticas adecuadas "para que España cumpla con la Agenda 2030".

Es en ese ámbito en el que la Vicepresidencia de Iglesias "ha detectado algunas políticas en las que se debe incidir en los próximos años para avanzar hacia este objetivo". Y el IMV es la estrella de las propuestas para el equipo de Derechos Sociales. Pero hay más: La Agenda 2030 buscará incidir en políticas "que afiancen el derecho a la vivienda" y a la sanidad pública o que "reduzcan la precariedad laboral en nuestro país".

Consejo de Ministros

En las próximas semanas, tal como ha podido confirmar este periódico, la oficina de Belarra elevará al Consejo de Ministros el primer informe sobre el estado de cumplimiento de los ODS en España. Éste fue el primer trabajo puesto en marcha en la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 tras constituirse el Gobierno de coalición.

Una vez aprobado, el informe se elevará a Naciones Unidas. Y tal como ha informado la Vicepresidencia segunda, no solo aborda la situación actual de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en España, sino que "evalúa el impacto social y económico de la Covid-19 en la sociedad". Para su elaboración, insisten las fuentes, fueron clave las aportaciones de "los ministerios convocados en esta Comisión, así como las  de las Comunidades Autónomas y la sociedad civil".

Pedro Sánchez, durante su entrevista en La Sexta. Moncloa

Sin ir más lejos, este jueves, durante la entrevista televisiva concedida por Pedro Sánchez, el presidente recuperaba para lucir en su solapa la insignia de la Agenda 2030. Un guiño importante en este momento para impulsar unos trabajos de coordinación ministerial.

Y es que la Comisión Delegada, que iniciaba este jueves su andadura y en la que participan una quincena de ministerios, será el espacio en el que se debatirán y coordinarán las "políticas de largo alcance que aceleren el cumplimento de la Agenda 2030", a la que España se comprometió hace cinco años. En ese sentido, la primera decisión fue aprobar la creación de un grupo de trabajo específico que avance en esta dirección.

Iglesias agradeció a los nueve ministros presentes en la reunión su implicación en el cumplimiento de los ODS y animó a la totalidad de las instituciones a sumarse en unas políticas transversales que deben convertir a España "en un referente en la aplicación de una agenda progresista para enfrentar los impactos de una pandemia global, proteger a las personas y garantizar que nadie se quede atrás”,