En diciembre de 2019 se registró el primer caso de COVID-19, un nuevo tipo de virus de la familia ‘coronavirus’ que se ha extendido por el mundo.

Solo treinta días después de ese primer contagiado en un mercado de alimentos de Wuhan (Hubei, China), la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia sanitaria internacional que acabó por convertirse en pandemia el 11 de marzo.

La rapidez con la que aumentaron los contagios y los fallecidos en algunos países como España o Italia obligaron a tomar medidas drásticas como el confinamiento de los ciudadanos, el cese de algunas actividades y las restricciones de movilidad.

En España se declaró el Estado de Alarma el 15 de marzo para controlar poner en marcha esas medidas y reducir el crecimiento de casos nuevos que en aquellos días parecía imparable.

Evolución de los casos en España

Desde el principio, nos hemos fijado en tres cifras clave para comprender el avance de la enfermedad: los contagios, los fallecidos y los recuperados. Esta última cifra, dejó de actualizarse en España el 19 de mayo. 

El Ministerio de Sanidad ha cambiado los criterios de recopilación de datos. La dificultad para establecer un criterio unificado ha provocado que las cifras de contagiados y fallecidos totales descendieran o que las de los muertos estuvieran sin actualizarse durante dos semanas. 

Desde el 26 de abril solo se consideran contagiados a aquellas personas que han dado positivo en un test PCR. 

Las medidas de confinamiento que el Gobierno aprobó bajo el paraguas del Estado de Alarma se enfocaron en evitar los contagios; sobre todo, en los grupos de población de riesgo. De hecho, desde el 2 de abril se ha apreciado una reducción de los nuevos contagios diarios. También desde esa fecha, el número de fallecidos al día se ha reducido tras haber alcanzado su pico máximo con 929.

Sanidad ofrece una actualización de los datos de lunes a viernes. En esos datos consideran nuevos contagios solo a los que han dado positivo en las últimas 24 horas. En EL ESPAÑOL mostramos como contagios nuevos la cifra total que se obtiene a partir de la diferencia de casos totales con respecto al día anterior. 

Madrid, la comunidad más afectada

Las medidas de confinamiento y la evolución de la desescalada tuvo en cuenta la situación de España por territorios. Así por ejemplo, las islas avanzaron de fase más rápidamente. En comunidades como Madrid o Cataluña, la incidencia del número de contagiados ha sido mayor.

Por población

Si tenemos en cuenta la proporción de habitantes de cada comunidad autónoma, observaremos que el virus ha sido especialmente agresivo en Madrid, La Rioja, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Navarra y Cataluña. 

Madrid y Castilla-La Mancha han sido las comunidades con mayor tasa de mortalidad por cada 100.000 habitantes.

En el mundo

En España la situación de los contagios mejoró notablemente lo que permitió la desescalada de las medidas adoptadas. Sin embargo, los rebrotes de las últimas semanas preocupan por si pudieran desembocar en una situación como la de marzo o abril. 

En el resto del mundo, los países donde las medidas de contención fueron más laxas los contagios se han disparado. Es el caso de Estados Unidos, Brasil o México. 

---

Los datos publicados en las visualizaciones anteriores proceden del Ministerio de Sanidad, Datadista, la Universidad Jonhs Hopkins y la Organización Mundial de la Salud.