Pablo Iglesias seguirá al frente de Podemos una legislatura más como secretario general. La Tercera Asamblea Ciudadana de la formación ha respaldado con el 92,19% de los votos al actual vicepresidente tercero del Gobierno. El otro candidato, Fernando Barredo, ha cosechado el 7,81%. En la votación han participado 59.201 inscritos y ha sido telemática por el coronavirus.

Noticias relacionadas

El interés por las votaciones en Podemos han ido perdiendo el interés paulatinamente. Cada ve votan menos inscritos. De hecho Iglesias ha sido elegido con menos de la mitad de los votos que en la anterior Asamblea Ciudadana. Entonces recibió el respaldo de 128.743 votantes, lo que supuso un 89,09% del total.

En un primer momento Iglesias no podría haberse presentado para ser reelegido, ya que los estatutos de Podemos limitaban a dos los mandatos, cada uno de cuatro años. Sin embarga, en marzo todo eso cambio.

Su candidatura, Un Podemos Contigo, proponía eliminar esa limitacion, pero también otra importante: la del sueldo. Los cargos de la formación morada sólo podían cobrar tres veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), una de las grandes banderas de la  organización.

"Gracias a todos los inscritos e inscritas que habéis participado en la Tercera Asamblea de Podemos. Es un honor recibir vuestro apoyo. Enhorabuena a los nuevos miembros del Consejo Ciudadano y del Comité de Garantías. Vamos a dejarnos la piel para seguir demostrando que sí se puede", ha escrito en Twitter el propio Iglesias.

Marco de referencia

Utilizando el argumento de que "debido al incremento del SMI desde la llegada de Podemos a las instituciones, y ante la perspectiva de que este continúe aumentando, el SMI deja de ser un marco de referencia válido para la limitación salarial", el nuevo Podemos de Iglesias sigue hablando de límites, pero no los concreta: "A partir de ahora, las donaciones serán realizadas mediante porcentajes del salario percibido en función de las responsabilidades asumidas", añaden.

Su documento ético establece "la limitación de mandatos a ocho años para todos los cargos públicos y cargos internos del partido, con posibilidad de prorrogarse excepcionalmente a doce años" como hasta ahora, pero añade que, "más allá de dicho plazo, la prórroga estará supeditada a consulta a las personas inscritas".