La diputada de JxCAT en el Parlament, Elsa Artadi, ha criticado al presidente del Parlament, Roger Torrent, por pedir que la figura del mediador no sea condición sine qua non para la mesa de negociación que se pondrá en marcha este mes.

Noticias relacionadas

En declaraciones a Ràdio 4, Torrent ha asegurado que "estaría bien" y "sería importante" que un mediador se siente en la mesa y que es un "elemento esencial", pero este no puede ser una exigencia como lo es para JxCAT. Es un elemento que se puede poner sobre la mesa, pero no debe ser un elemento inhabilitante", ha dicho.

Ante esto, Artadi le ha respondido recordándole la moción aprobada el pasado jueves por el pleno del Parlament -con los votos a favor de JxCAT, ERC y la CUP y la abstención de los 'comunes'- que planteaba que en la mesa de diálogo entre gobiernos haya un "mediador internacional" que "vele por el cumplimiento de los acuerdos".


Interpelando directamente a Torrent, Artadi ha afirmado: "Es curioso, porque la semana pasada votaste a favor del mediador en el pleno del Parlament". Y ha ido a más, ya que también le ha recordad que ese mismo pleno "también votó que el presidente Quim Torra es diputado", como reproche a la Mesa del Parlament, con Torrent al frente, por suspender el voto de Torra tras la orden de la Junta Electoral Central de retirar el acta de diputado al president.

Torra condiciona la mesa a un mediador

Fue este viernes cuando el presidente de la Generalitat, Quim Torra, aseguró que  propondrá a los partidos y entidades independentistas acordar que la mesa de negociación entre gobiernos requiera de un mediador internacional, después de que lo aprobara el Parlament. El Gobierno ya ha dejado claro que no contempla en absoluto esta figura.

Torra reunirá esta semana a la mesa de partidos y entidades independentistas para acordar "los siguientes pasos" que se deben seguir en la negociación con el Gobierno, tras la reunión del jueves que mantuvo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Será el segundo encuentro de este espacio del independentismo, que ya se reunió el 15 de enero para consensuar cómo abordar la negociación con el Gobierno y acordó que el Govern debía llevar a la mesa de diálogo el derecho de autodeterminación y la amnistía.