La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha respondido a la insistencia del presidente catalán, Quim Torra, con la figura del mediador internacional en las conversaciones entre el Gobierno y la Generalitat para dejar claro "no la contemplamos".

Noticias relacionadas

En una entrevista en Antena 3, Montero cierra la puerta a una de las exigencias que hará Torra al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el que se reunirá este jueves a las 12:00 horas en Barcelona. Desde la Generalitat, se planteará la necesidad de la elección de un mediador internacional entre ambas partes porque haría "más seguro y fructífero" el diálogo. Ante esto, la portavoz y ministra de Hacienda avisa que "no contemplamos ninguna figura", cerrando la puerta a una de las aspiraciones de Torra pero convencida de que entre encuentro sirva para "abrir una vía de diálogo" con la Generalitat. 

A pesar de ello, avanza que el Gobierno va con "una vocación clara de diálogo". "Hablar, hablar y hablar hasta el agotamiento", ha explicado Montero, que ha lanzando una advertencia a Torra de entendimiento. "No nos vamos a encontrar si estamos de espaldas el uno contra el otro", ha dicho. "Nos sentamos en una mesa de diálogo sabiendo que Torra está en las antípodas de nuestro pensamiento. Tendremos que estar muchas horas para encontrar los puntos que nos unen", ha continuado. 

Por otra parte, la titular de Hacienda ha señalado que considera a Torra como "presidente legítimo" puesto que "no hay sentencia o resolución que diga que debe abandonar" su cargo como máximo representante del Govern de Cataluña. "Los letrados del Parlament dijeron que Torra tiene que perder su condición de diputado pero no hablaron nada de dejar de ser presidente", ha contestado Montero al ser preguntada por la aplicación de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que condena al jefe del Ejecutivo catalán a año y medio de inhabilitación por desobediencia.

En este sentido, ha insistido en que Torra es la persona con la que se tiene que reunir el Gobierno como representante del Govern catalán "porque no hay otro presidente" y "no hay resolución que indique lo contrario".

Un figura exigida ya en septiembre de 2018

Esta figura de mediación es una de las condiciones que ha puesto Torra para seguir hablando con el Gobierno. El president ya avanzó hace unos días que la mesa de diálogo acordada por ERC con Pedro Sánchez debe plantear tres cuestiones: autodeterminación, amnistía y la presencia de un mediador que dé "garantías" al diálogo con el Estado. Si una de ellas es rechazada, boicoteará la negociación con Sánchez. 

La figura del mediador no es algo nuevo. Fue planteada ya por Torra al presidente del Gobierno en su encuentro de Pedralbes en diciembre de 2018. De hecho, formaba parte de los 21 puntos de la propuesta que el presidente catalán le entregó a Sánchez. Pero esta no era tampoco la primera vez que lo planteaba, ya que ya incluyó esta exigencia en una carta que le envió en septiembre de 2018, tres meses antes de su reunión en Barcelona, misma ciudad en la que se verá este jueves. 

El PNV ve un "obstáculo" la figura del mediador

El PNV comparte la misma visión que el Gobierno. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, admitió este martes que la figura de un mediador internacional en las negociaciones "puede suponer un obstáculo para el Gobierno". 

"Nosotros para discutir o negociar no necesitamos mediador", ha indicado Esteban quien ha dicho desconocer qué tipo de mediación es la que reclama el Ejecutivo catalán ni si ya tienen pensado quién podría ejercerla.

Desde su punto de vista, a priori esta figura no tendría por qué ser un inconveniente. Eso sí, ha reconocido que quizá al Gobierno si le sea complicado aceptar un mediador de carácter internacional. Hace justo un año el Gobierno de Sánchez llegó a aceptar una figura mediadora, pero después acabó reculando.