O la mesa de diálogo comenzaba a funcionar antes de las elecciones catalanas o ERC no solo no apoyaría los Presupuestos Generales del Estado, también bloquearía la legislatura. Este es el mensaje que llevó el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, a La Moncloa, donde este jueves por la tarde se reunió de urgencia con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "No quiero que la gente se vaya con la idea de que amenacé. Simplemente recordamos la importancia de ese espacio de resolución política", ha asegurado el republicano. 

Noticias relacionadas

En una entrevista en la SER, Rufián ha dejado claro que "si no se cumplen los acuerdos es complicado seguir hacia delante" ya que "las relaciones se enturbian y se intoxican". "Le dije (a Sánchez) que había un papel firmado públicamente y que no se puede poner en tela de juicio que hay un Gobierno que quiere hablar y un republicanismo que quiere solucionar este conflicto político", ha explicado.

No hubo "mala fe" en Moncloa

El portavoz de ERC ha insistido en varias ocasiones en que no amenazó a Sánchez y se ha felicitado porque "se pudo solucionar" la situación. "Es importantísimo que ese espacio diálogo se preserve. Es vital", ha apuntado, para revelar que se enteró de la suspensión de la mesa de diálogo hasta después de las elecciones catalanas "por la prensa". "Era una mala manera de empezar", ha evidenciado Rufián, que ha declinado ofrecer "muchos detalles" sobre las horas sobre las horas que transcurrieron entre las dos versiones del Gobierno, porque eso llevaría a un "bucle" en el que generaría "muchísimo ruido". 

Sin embargo, y a pesar de la amenaza al Gobierno, Rufián cree que Moncloa no actuó con "mala fe" y que "hicieron una lectura equivocada" y que "solo les faltaba información" que él se encargó de ofrecérsela en persona. "Quisimos ser útiles reivindicando los pactos", ha apuntado. 

Los plazos para la mesa pueden ser "peligrosos"

Acerca de la reunión entre Sánchez y Torra del próximo 6 de febrero, que en un primer momento quedó este jueves en el aire y el Gobierno volvió a rectificar confirmándola horas después, Rufián reivindica la figura del president de la Generalitat, al que ha hecho una crítica velada. "Me extrañó mucho (que convocara elecciones) porque se hace cuando no hay presupuestos", ha dicho. 

Rufián tampoco ha querido pronunciarse acerca de los plazos en que debe moverse la mesa. "Conviene recordar que no se ha constituido porque los gabinetes de los presidentes están hablando. Eso ya es positivo, y sería mas irresponsable meter más presión a eso", ha zanjado. Eso sí, tampoco quiere que sea sine die. "No hay elecciones convocadas, igual estamos hablando de julio o de octubre, y no podemos alargar esto porque se enquista, se puede", ha explicado, consciente de que "las líneas rojas, las sogas al cuello y los plazos pueden ser peligrosos". 

Borràs acusa a ERC de pagar a Sánchez "por anticipado"

Desde JxCAT, su portavoz en el Congreso, Laura Borràs, ha acusado a ERC de haber pagado "por anticipado el 'a cambio de nada'" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pero ha insistido en buscar la unidad independentista.

Preguntada por si JxCAt y ERC son difícilmente reconocibles, quiere pensar que no, porque "este proceso se inició conjuntamente y solo se podrá culminar conjuntamente", aunque haya diversas estrategias ante la situación actual, que deberán votar los ciudadanos en las urnas.

En una entrevista en COPE, ha calificado de "vodevil" que el Gobierno pospusiera la mesa de diálogo hasta después de las elecciones y que horas después rectificara. 

Sobre el hecho de que Sánchez vaya a reunirse con Torra pero también con otras autoridades en el mismo viaje, cree que trata de diluir este encuentro: "Sánchez sabe quién se lo puede poner más difícil y escoge a interlocutor en función del grado de dificultad". "Por más que quieran tratar de disolverlo y homogeneizar, es evidente que la situación es la que es y hay que tener voluntad no de acudir a la mesa de diálogo, sino saber de qué se va a dialogar", ha zanjado Borràs.