Ciudadanos se suma al Partido Popular y ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que suspenda su reunión con Quim Torra, que será este jueves a las 12:00 horas en el Palau de la Generalitat. Su portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, critica que Sánchez dé "normalidad" a este encuentro porque hacerlo es "no entender lo que sufrimos los constitucionalistas". 

Noticias relacionadas

En una entrevista en COPE, Arrimadas ha acusado a Sánchez de apoyar al independentismo frente al constitucionalismo y ha dejado claro que frente a esto "seguiremos siendo la voz de millones de personas que ven cómo blanquean al separatismo catalán". Recuerda, además, que "se ha negado a reunirse con Lorena Roldán", líder de la formación naranja en Cataluña, así como con el resto de formaciones no soberanistas. "Si quieres hablar de Cataluña con Cataluña, tienes que hablar necesariamente con las dos mitades de Cataluña", ha dicho. 

"Sánchez se presentó a las elecciones diciendo que no le cogía el teléfono a Torra, que era el Le Pen de Cataluña, que iba a tipificar el delito de referéndum ilegal y que traería a (Carles) Puigdemont a España y después la gente le votó", ha asegurado Arrimadas, que ante esto ha insistido en que Ciudadanos será el dique de contención no solo de los independentistas sino de Sánchez.

Sobre el encuentro de este jueves entre Torra y Sánchez en el Palau de la Generalitat, Arrimadas ha apuntado que será una cita "fructífera para el separatismo". Así, ha señalado que no se le puede dar "normalidad" a la reunión, porque Torra "está inhabilitado y dice que va a volver a dar un golpe de Estado". "Me parece que dar normalidad a esta reunión es no entender lo que sufrimos los constitucionalistas en Cataluña", ha asegurado.

Sánchez, sin expectativas de acuerdo

Pedro Sánchez afronta la reunión de este jueves en Barcelona con Torra con el objetivo de demostrar a la ciudadanía catalana su apuesta decidida por el diálogo, si bien no espera cerrar acuerdo alguno con president decidido a plantear cuestiones inasumibles para el Ejecutivo como el referéndum de autodeterminación o la amnistía de los presos.

En los días previos al encuentro, el Gobierno de Sánchez se ha dedicado a enfriar las expectativas ante la entrevista con Torra, de la que solo esperan que se desarrolle de manera "razonable" y sirva al menos para ir normalizando la relación entre las dos instituciones por el bien de la sociedad catalana.

Por su parte, Torra espera que el encuentro sirva para fijar las condiciones de la mesa de negociación entre gobiernos pactada entre ERC y PSOE, y ya ha anunciado que planteará a Sánchez el derecho de autodeterminación y la amnistía de los presos soberanistas.