Lea aquí la primera parte de la entrevista

Noticias relacionadas

A Jesús Quintero siempre le gustó concebir la entrevista como un sendero que, de tanto en cuando, esconde precipicios. Lugares oscuros. Vacíos y silencios. En esta segunda parte de la conversación, asume el riesgo que antes cobraba a sus invitados. También ha venido a hablar de... política.

Lo hace con trascendencia, lejos de las minucias que inundan los parlamentos. Que si los pactos, las alianzas, los dimes y diretes... Al Loco siempre le sedujo escarbar en las conciencias. Al Loco le gusta preguntarse si un gobierno democrático está legitimado para obligar a un hombre a matar. Al Loco le cautiva alejarse de las corrupciones para ahondar en las conductas humanas que las desatan.

Aquí está, con las manos asidas a los extremos de la mesa y una sonrisa provocadora colgada del labio. En la catacumba del Café Gijón. Con fuerza para afrontar un segundo asalto. Cuando a Quintero le agarran de las solapas y le arrastran a la tierra de los nombres concretos, responde con preguntas... y un buen arsenal de ironía. Es el "aje" -que no la gracia- del "Guadalquivir de las estrellas".

¡Me quieres meter en un lío!

No diga eso.

De tú, ¡trátame de tú! España está dividida y cualquier respuesta se puede cargar el prestigio de un hombre honrado.

Pues vamos a ello.

¿Por qué no te pregunto yo a ti? Atrévete al entrevistador-entrevistado. ¿Sabes lo que es la mala leche? -suelta una carcajada-. Espera, espera, mejor respóndeme a esto: ¿dónde hay más corrupción? ¿En los medios de comunicación o en la política?

Los medios actuales son mucho más precarios que los que tú conociste. Eso debilita su fortaleza frente al poder. ¿Y tú qué piensas?

Uf... es complicado. Los medios, en general, no están dando la talla. Hay excepcionalidades, pero... Todos los presentadores, incluso los del telediario, hacen publicidad.

Ahora ya podemos empezar, ¿no?

Dispara.

La última vez que te pregunté por la salud mental de España recurriste varias veces a Jaime Gil de Biedma. ¿Por qué?

Sí. Recuerdo que el poeta dijo: "De todas las historias de la Historia, sin duda la más triste es la de España, porque termina mal". Ay, España, "ese país de todos los demonios" -recita-. Me vienen a la cabeza más versos.

¿Cuáles?

A la entrada de Moguer hay un pequeño cartel con una frase de Juan Ramón Jiménez: "La luz con el tiempo dentro". Y ahora hay un físico, Manuel Lorenzo, que estudia algo así como... ¡la luz con el tiempo dentro! España... Lo dijo Brines: "A debida distancia cualquier vida es de pena".

¿Sigues prestando atención a la política?

¡Claro! Te lo digo, ahora, con palabras de Gracián: "Un hombre sin noticias es un mundo a oscuras". Aunque hay tantas cosas por saber y es tan corto el vivir... Leo casi todos los periódicos, escucho la radio... El transistor, como apuntó Wells, sigue siendo una mina abandonada, pero lo prefiero a la televisión. Estos días, he vuelto a leer a Maquiavelo.

¿Por qué?

La primera vez, por cierto, fue en un parque de Roma. Advierte el Príncipe de la necesidad de ser un simulador, ya que los hombres se mueven más por lo aparente que por lo real. El engaño y el secreto también son estrategia. Yo espero que este gobierno sea el gobierno del diálogo.

Señor Sánchez, hábleme de su conciencia

¿Hay algún líder político que resucite tu instinto entrevistador?

Quería charlar con Tejero, pero Pilar Miró -directora de RTVE- me dijo: "Muy buena entrevista... para el archivo". Ahora, me gustaría conversar con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

¿Qué le preguntarías?

Empezaría así la entrevista: "Señor Sánchez, hábleme de su conciencia". Otras preguntas serían: ¿reconoce la sinceridad de los críticos a su gestión? ¿Cuántas horas trabaja al día? ¿La democracia llegó a España porque Suárez engañó a los suyos con la colaboración del Partido Comunista y Comisiones Obreras?

¿Y a Pablo Casado?

¿Qué es para usted la religión? Defíname la Justicia como castigo eterno. ¿Hay muchos obreros en el Partido Popular?

Pablo Iglesias.

¿Cree que todos los sistemas políticos son erróneos? ¿Cuál es el futuro de España? ¿Los banqueros prestan dinero a los revolucionarios? ¿Alguna vez los judíos financiaron a los comunistas?

¿Y a Santiago Abascal?

Santiago, si usted fuera dictador de España, ¿qué haría? ¿Un dictador puede ser amado? ¿Qué le parecen las ejecuciones por medio de la electricidad?

Nos falta Inés Arrimadas.

¿Cómo les iría a los hombres si tuvieran que ir al Parlamento con tacones? ¿Se siente más cómoda entre hombres o entre mujeres? ¿Es verdad que hay muchos andaluces independentistas? ¿Las guerras las decide el dinero? ¿Qué poder le gustaría tener?

¿Un dictador puede ser amado?

Usted solía ser definido como el "maestro de los silencios". ¿Cuáles son las preguntas a las que los políticos no intentan dar respuesta?

Aparecen todas en el libro de Yuval Noah Harari. Se titula 21 lecciones para el siglo XXI. ¿Qué podemos hacer contra la epidemia de noticias falsas? ¿Por qué está en crisis la democracia liberal? ¿Ha vuelto Dios? ¿Se aproxima una nueva guerra mundial? ¿Qué civilización domina el mundo? ¿Occidente, China o el Islam? ¿Europa debe abrir sus puertas a los inmigrantes? ¿Puede el nacionalismo resolver los problemas de desigualdad y cambio climático? ¿Qué debemos hacer con el terrorismo? Conozco las preguntas, pero no tengo ninguna respuesta...

Entonces, silencio.

Sí. El silencio es, a veces, la única respuesta. En cualquier caso, creo que sufrimos una especie de sordera mundial.

¿Hay mucho sordo en el Congreso?

La política está basada en el interés. Todo necio confunde valor y precio. Cada uno cuenta su tontería. Ya sabes... Lo de Antonio Machado: "¿Tu verdad? No, la Verdad,
y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela". Hemos tenido tanta gente lúcida... No creo que haya otro lugar en el mundo que haya aportado tanto talento con tan pocos kilómetros cuadrados. Ahora, escuchemos a los científicos.

¿Les pondrías en la portada de los periódicos antes que a los políticos?

Por supuesto. Bueno, pondría a los dos. Los científicos, los investigadores... Tenemos gente muy importante. Gente maravillosa que no cuenta para nada.

Primer plano de Jesús Quintero, El Loco de la Colina. D. Ramírez

Hablamos más de pasado que de futuro. La Memoria Histórica tiene una cuota importante en el debate político.

En este momento, volver al pasado es absurdo. No creo que aporte nada.

Pero, ¿por qué esa obsesión?

Faltan cultura y profundidad en ese debate. Se manejan en un ambiente superficial, en la hojarasca.

Siempre recordaré a Pasionaria rezando el "Padre nuestro" en latín

Recuerdo la entrevista que le hiciste a Pasionaria. Fue tremendo cuando rezó el "Padre nuestro" en latín.

Yo siempre la recordaré así, rezando el "Padre nuestro" en latín... En su despacho de presidenta del Partido Comunista. Era una mujer sencilla, pero la Historia la convirtió en un mito. Se estrenó con un artículo en el periódico de los mineros. Como era Semana Santa, firmó "Pasionaria".

Entrevistaste a varios protagonistas de la Guerra Civil, un momento tan revisado ahora.

El general Líster me dijo: "Señor Quintero, hay victorias pírricas y derrotas grandes". La Historia de la humanidad está llena de guerras. ¡Cuánta sangre le ha costado a España el culto a los cojones! Si de verdad fuéramos valientes, gritaríamos: "¡No a la guerra!".

¿Sueles votar o te has rendido?

Resistiré. Espero ilusionado a que salga a relucir la capacidad de diálogo de los españoles. Ya no estoy para vestirme de caqui.

Espero ilusionado el diálogo entre españoles, ya no estoy para vestirme de caqui

Define el nacionalismo.

Defínelo tú, que yo estoy hecho un lío. Vamos a mirar la Wikipedia... "Es una ideología y movimiento sociopolítico que surgió junto con el concepto moderno de nación, propio de la Edad Contemporánea, en las circunstancias históricas de la llamada era de las Revoluciones y los movimientos de independencia de las colonias europeas en América desde finales del siglo XVIII". Ahora, no se te ocurra preguntarme por la autonomía.

¿Hemos alcanzado en Cataluña un punto de no retorno?

El pujolismo negoció con Suárez, Felipe, Aznar, Zapatero y Rajoy. No sé si es demasiado tarde. No sé si esto es una revolución popular o de abogados. No sé cómo se resuelve esta locura de la Historia, una masa de alocados enfebrecidos enfrentándose unos a otros.

Deme un pronóstico.

Esto no puede terminar como en Oriente medio: o me matas o te mato. Esperemos que hallen una puerta por donde entre la luz.

¿Dónde encuentras más abrigo? ¿En la izquierda o en la derecha?

La libertad y la independencia son invencibles, hijas de la inteligencia y de la razón. Oye... ¡demasiadas preguntas políticas! ¡Que te pique un pollo, querido Daniel!