El desgaste entre JxCAT y ERC en el Govern es más que evidente. Tras convocar elecciones anticipadas sin una fecha fija hasta la aprobación de los presupuestos de la Generalitat, Quim Torra señala la falta de lealtad de sus socios de Gobierno como punto de partida de una ruptura que da al traste con la unidad del independentismo. "Yo siempre he sido leal a todos los consellers, sean del color que sean", ha afirmado.

Noticias relacionadas

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Torra ha desvelado las presiones recibidas por miembros de JxCAT para "eliminar" a ERC del Govern. "Yo no era partidario porque siempre he apostado por la unidad. Las decisiones las tomo yo como presidente de este país", ha señalado para denunciar que la presidencia de la Generalitat "está a la intemperie" después de que este lunes la Mesa del Parlament, con Roger Torrent al frente, le retirara su acta de diputado. "El lunes pasó lo que pasó. Ellos tendrán sus razones", ha criticado poniendo en valor la necesidad de aprobar las cuentas de la Generalitat y haciendo un llamamiento a la unidad para culminar "el mandato del 1-O". 

Convencido de que en su etapa como presidente "siempre he actuado con honestidad y transparencia", en un nuevo dardo a ERC, Torra ha insistido en que "la legislatura está agotada" y que no contempla su inhabilitación antes de las elecciones. De ser así, el vicepresidente Pere Aragonès sería quien ejercería las funciones administrativas del Govern, algo que Torra ha descartado por completo.

"Tenemos derecho a la autodeterminación"

Sobre la reunión que mantendrá con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo 6 de febrero, Torra se ha mostrado claro. Solo negociará dos cuestiones: "Necesito saber en qué condiciones negociaremos el derecho a la autodeterminación y la amnistía", ha dicho. Una vez finalice este encuentro, reunirá a las fuerzas independentistas para consensuar una acción común, ya que condiciona la mesa de diálogo con el Gobierno que consiguió ERC a la negociación de estas dos cuestiones. "Es es el encargo que tenemos. No es una cuestión del presidente, es también de ERC y la CUP". 

Sin renunciar a repetir el 1-O, como hizo Oriol Junqueras este martes en el Parlament, Torra deja muy claro que "si yo pido un referéndum de autodeterminación pondré las urnas" ya que es "una exigencia democrática". "¿Cuánta democracia es capaz de asumir el Estado español?", se ha preguntado Torra, que repite el mantra de que "tenemos derecho a ejercer el derecho de autodeterminación" porque "tenemos la fuerza de la voluntad de la gente". 

Por último, Torra no ha desvelado la fecha de las elecciones, si será en primavera o después del verano, aunque sí que no se presentará. "No me he aferrado nunca a este cargo. Estaré al lado de la gente que quiera tirar hacia delante con la independencia con todas las consecuencias".