D.G. Agencias

Irene Montero se ha alineado con las declaraciones de UGT y CC.OO. respecto al impacto de la budia del salario mínimo en los trabajadores de campo: "No es el SMI el problema de los trabajadores del campo, como intenta hacer ver la extrema derecha, lo que pasa es que para pagar salarios dignos necesitamos que los precios sean dignos".

Noticias relacionadas

Las declaraciones de Montero llegan después de que el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, indicara que se han perdido entre 7.000 y 8.000 empleos en el sector agrario de la región debido a la subida del SMI. Por ello pidió una reunión con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para analizar el impacto que la subida.

La ministra de Igualdad ha afirmado que "los trabajadores del campo están diciendo que hay un problema con los precios. El ministro Luis Planas está haciendo un trabajo de interlocutorio y buscar soluciones y los marcos en los que este Gobierno puede moverse.

En una entrevista en Televisión Española ha asegurado que están buscando "soluciones a estos pequeños y medianos trabajadores del campo que se ven amenazados por algo que no pasa sólo en el campo".

"Tenemos que estar para defender al agricultor sabiendo que hay un sector que domina, de monopolios, y ayudar a que esas personas puedan tener unas condiciones mínimas de trabajo".

Este mismo miércoles los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, a preguntas de los periodistas antes de un acto en la Facultad de Comercio de la Universidad de Valladolid, rechazaron la vinculación del salario mínimo con el empleo en el campo en Extremadura.

Sordo aseguró que el SMI actual "no tiene nada que ver con la evolución del empleo del último trimestre en Extremadura", y ha recalcado que este salario subió a 900 euros el 1 enero de 2019 y los datos de empleo son malos en Extremadura solo en el último trimestre.

En cuanto a las movilizaciones del campo en España, Pepe Álvarez ha advertido de que las organizaciones profesionales agrarias (opas) tienen un manifiesto "donde no aparece como una de las reivindicaciones la no subida del SMI".

Los organizadores de las protestas, en la convocatoria de los actos, criticaron "los bajos precios en origen" y el incremento de los costes de producción como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), medidas que junto a las restricciones comerciales derivadas del "brexit" o de los aranceles en Estados Unidos agravan la situación.

Montero ha respaldado las protestas en la localidad pacense de Don Benito, donde miles de personas convocadas por asociaciones agrarias han reclamado precios justos en el campo. "Están en una situación difícil y deciden movilizarze, que es la base de la democracia. He defendido antes y ahora con mas ahínco la participación actividad de la sociedad civil", ha asegurado.