La cabeza de lista del PP al Congreso por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, ha arrancado varios lazos amarillos atados en la barandilla de una escalera de los estudios de TV3 y los ha tirado a la papelera.

Noticias relacionadas

Álvarez de Toledo participa esta noche, a partir de las 22.00 horas, en el debate de candidatos a las elecciones generales del 10 de noviembre en Cataluña, en TV3, junto a Gabriel Rufián (ERC), José Zaragoza (PSC), Jaume Asens (En Comú Podem), Laura Borràs (JxCat), Inés Arrimadas (Cs), Ignacio Garriga (Vox) y Mireia Vehí (CUP).

A su llegada a los estudios de TV3, en Sant Joan Despí (Barcelona), Álvarez de Toledo se ha encontrado con lazos amarillos atados a la barandilla de una de las escaleras de las instalaciones de la cadena, ha desatado varios y los ha tirado a una papelera, imágenes que ha colgado posteriormente en su cuenta en Twitter.

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a su paso por la misma escalera, también ha tomado imágenes de los lazos amarillos y ha escrito en Twitter: "La dirección de TV3 es tan sectaria que ni el día del debate puede evitar tenerlo todo lleno de propaganda separatista".

"Lo primerito que vamos a hacer es cesarlo"

En sus primeras intervenciones ambas candidatas unidas al líder de Vox, Ignacio Garriga, han cargado contra han cargado contra el director de la cadena y moderador del debate, Vicent Sanchis. 

En el primer turno de palabra, Arrimadas ha acusado a TV3 de ser una maquinaria de propaganda, ha vuelto a mostrar una carta con la dimisión del propio Sanchis para que él la utilice --como ya mostró en el debate de las generales del 28 de abril--, y ha advertido de que lo van a echar si no lo hace: "Lo primerito que vamos a hacer con el 155 es cesarlo a usted".

También Álvarez de Toledo le ha pedido dejar el cargo, le ha recordado que está procesado por el 1-O y ha afirmado que en un programa de TV3 se llamó "putos perros de mierda" a los Mossos d'Esquadra.

Y Garriga se ha añadido a las críticas contra la televisión pública catalana al reprochar a Cs y PP que no intervinieran TV3 cuando el Gobierno aplicó el 155.