El Audaz partió este martes por la tarde desde Pozallo (Sicilia) con destino a España, a la que llegará, según la ministra de Trabajo Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, en "dos o tres días" en función de "cómo se encuentre la situación del mar". Según Valerio, el buque de la Armada se dirigirá al muelle de Crinavis, en el municipio de San Roque (Cádiz). En cambio, según la ministra de Defensa, Margarita Robles, el desembarco se producirá en un puerto vecino, el de Algeciras. Ese cambio de destino se ha producido en menos de seis horas.

Noticias relacionadas

La primera en hablar fue Robles. La ministra de Defensa, al ser preguntada en una entrevista a primera hora de la mañana en la Cadena Ser por el puerto en el que desembarcarían los 15 migrantes que le corresponden a España tras el reparto de los rescatados con otros cinco países europeos, aseguró que el Audaz desembarcaría en Algeciras.

A continuación, Robles explicó que el Gobierno no mandó el buque de la Armada hasta que "se produjo una emergencia humanitaria". En su opinión, esa emergencia no se produjo en los primeros días —"durante los primeros días España hizo lo que tenía que hacer"—, sino "cuando la Fiscalía italiana actúa".

Tomás Serrano

Unas horas después, al final de la mañana, compareció Magdalena Valerio en Málaga durante la visita a un nuevo entro de Acogida de Emergencia y Derivación para migrantes. Al ser preguntada por el Open Arms, Valerio señaló otro puerto para el desembarco: el muelle de Crinavis, situado en el municipio de San Roque. Dos destinos distintos, pero a menos de diez kilómetros y que dependen de una misma administración.

Cambios de puerto

La organización de dispositivos de este tipo depende de varios ministerios: Vicepresidencia del Gobierno, Defensa, Interior, Fomento y Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Por eso, a lo largo de la crisis del Open Arms han sido varios los ministros que han dado explicaciones sobre la actuación del Gobierno.

Uno de los primeros en aparecer fue José Luis Ábalos, ministro de Fomento en funciones, que insistió varias veces en que la ONG de Óscar Camps no había pedido desembarcar en ningún puerto español y que la inmigración es un problema europeo que se debe resolver en ese ámbito.

Después, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, cedió a la crítica social y ofreció el puerto de Algeciras para el desembarco de los más de 100 migrantes rescatados. El Open Arms, sin embargo, se negó y Calvo rectificó ofreciendo "el puerto más cercano" en Baleares.

Ante la segunda negativa de la ONG, Pedro Sánchez decidió enviar el Audaz para realizar el traslado de los migrantes. Aunque ese mismo día, la Fiscalía italiana ordenó el desembarco inmediato de los rescatados en Lampedusa, el Gobierno indicó al buque de la Armada que siguiera su rumbo hacia la isla italiana.

Los 15 migrantes

Este martes también se ha dado a conocer quiénes son los 15 rescatados por el Open Arms que serán reubicados en España. Según ha contado Valerio, no hay ningún menor entre esas 15 personas y los que migrantes que serán trasladados en el Audaz son 14 hombres y una mujer de entre 18 y 30 años

Además, presidencia del Gobierno ha detallado que estos adultos son de siete nacionalidades distintas: cuatro provienen de Eritrea, tres de Sudán, tres de Gambia, dos de Ghana y uno de Nigeria, Liberia y Etiopía.

Magdalena Valerio ha explicado que, cuando lleguen desembarquen en España, se seguirán "los protocolos normales". Es decir, después de los controles sanitarios, se les derivará en colaboración con el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska— "a los centros que consideren más oportunos" dentro de la red de atención humanitaria. "Previsiblemente", todos ellos "van a pedir asilo en nuestro país".