"Según el CIS, Sánchez sería elegido Rey de España, Papa de Roma y Emperador del Universo"; "Ojalá Sánchez deje de buscar a Casado y Rivera y apueste en serio por un gobierno de progreso"; "Sánchez nunca quiso un gobierno de coalición progresista", "ha basado todo su discurso en fake news"; "El PSOE vuelve a ser marxista, pero de Groucho"...

Noticias relacionadas

Todos estos mensajes, publicados por Pablo Echenique en su cuenta de Twitter, suelen ir acompañados de noticias, imágenes o viñetas parodiando al presidente del Gobierno en funciones. Detrás de todos esos tuits, una misma tesis: "Pedro Sánchez nunca ha querido negociar en serio un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos y estaba buscando una coartada para seguir buscando el acuerdo con PP y C's, los amigos de Vox", en palabras suyas.

La beligerancia de Pablo Echenique con el PSOE a través de redes sociales ha provocado la respuesta de Carmen Calvo. La vicepresidenta del Gobierno en funciones ha afirmado este jueves que los tuits del jefe negociador de Podemos "no son constructivos, no ayudan a nada", es más, "muchos de ellos son prácticamente exabruptos al PSOE y al Gobierno".

En su último "exabrupto"-Calvo dixit-, Echenique ha expresado este miércoles que Pedro Sánchez "debería hacer los deberes y dejar de buscar excusas", a la vez que ha reiterado por enésima vez que su verdadera intención es "el acuerdo con Rivera". El tuit ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los socialistas.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones ha recordado a los de Pablo Iglesias que rechazaron una oferta "razonable y proporcionada" de gobierno de coalición. "Quien ha sido rechazado es este partido", ha esgrimido, para defender que ahora el PSOE esté "en una vía distinta", el elaborar con colectivos sociales "un programa aún mejor".

La disputa pública entre Carmen Calvo y Pablo Echenique es paradigmática de la relación actual entre ambos partidos. No en vano, ambos fueron cabecillas de los equipos de negociación de sus respectivos partidos de cara a la investidura fallida de Sánchez. Entre ellos, muchas horas de conversaciones telefónicas de por medio. 

Echenique se ha erigido como jefe de guardia en Podemos, debido al nacimiento de Aitana, tercera hija de Pablo Iglesias e Irene Montero. Su actitud en Twitter, aunque no es novedosa para sus seguidores, no resulta beneficiosa para quienes están condenados a entenderse para evitar unas nuevas elecciones.