Fernando Sánchez Costa, nuevo presidente de Sociedad Civil Catalana.

Fernando Sánchez Costa, nuevo presidente de Sociedad Civil Catalana. Toni Albir EFE Barcelona

Política SOCIEDAD CIVIL CATALANA

Societat Civil se disculpa tras su guiño involuntario al separatismo: "No nos hemos movido del sitio"

Su presidente Fernando Sánchez Costa afirmó en una entrevista publicada el sábado que "no se puede decir sólo que no a dos millones de personas". 

Noticias relacionadas

"Se ha sacado todo de contexto. No nos hemos movido del sitio". Ésa es la frase que repiten una y otra vez, en todas sus versiones posibles, las fuentes de Sociedad Civil Catalana (SCC) consultadas por EL ESPAÑOL a raíz de las declaraciones de su presidente, Fernando Sánchez Costa, en las que éste defiende la idea de que "no puedes decir no a dos millones de personas", en referencia a los simpatizantes del separatismo.

Las declaraciones forman parte de una entrevista concedida a Europa Press. Publicada el pasado sábado en la web de la agencia de noticias, la entrevista generó de inmediato un enorme revuelo por lo que parecía un volantazo de la asociación constitucionalista hacia posturas más comprensivas con el separatismo que las que había mantenido SCC hasta el momento. Sánchez Costa asumió la presidencia de SCC el pasado 26 de junio en sustitución de Josep Ramon Bosch, ahora al frente de la Lliga Democràtica, el nuevo partido de centroderecha catalanista del escenario político catalán.

"Las personas somos seres de sentido y tú a dos millones de personas no les puede decir: 'No, lo que has hecho no tiene ningún sentido durante seis años. El procés independentista, todas tus movilizaciones, todo esto no ha valido para nada'. Eso no lo puedes decir porque no va a ser aceptado y no puede ser asumido ni psicológica ni políticamente", dijo Sánchez Costa durante la entrevista. Y añadió: "No se puede decir sólo un 'no' a la reivindicación de dos millones de personas que habrá sido más o menos inducida o provocada por el poder, pero que es real".

Susceptible de malinterpretación

"Es una tormenta en un vaso de agua. Es absurdo deducir que SCC ha pegado un volantazo hacia posturas más comprensivas con el nacionalismo. ¡Pero si no hemos tenido ni siquiera tiempo de sentarnos a decidir estrategias!", afirma con vehemencia una fuente cercana a la cúpula de SCC.

"Ahora mismo andamos enfrascados con temas de gestión y apenas hemos empezado a trabajar. La frase puede ser más o menos confusa o susceptible de malinterpretación, pero conozco a Sánchez Costa y te aseguro que de ninguna de las maneras piensa lo que se está interpretando en algunos medios", añade la misma fuente. "Ha habido algún titular por ahí que se ha puesto con la intención de generar escándalo. Pero bueno, son las reglas con las que hemos de jugar".  

Una segunda fuente insiste en la misma explicación. "La clave de las declaraciones está en ese 'no se les puede decir sólo que no'. En el titular no aparece la palabra 'sólo', y de ahí el revuelo. Pero es que es totalmente lógico. Por supuesto que hay que aplicar la ley. Y por supuesto que el separatismo debe respetar la legalidad y la Constitución. Pero si hemos de poner remedio a la quiebra social en Cataluña, habrá que pensar en qué hacemos luego".

No hay propuestas concretas 

Y ése es, precisamente, otro de los detalles de la entrevista que más polémica ha provocado. Porque en ella, el presidente de SCC dice también que "algunas reivindicaciones que han dado alas al independentismo pueden tener elementos interesantes que, bien entendidos, pueden mejorar Cataluña y toda España". Y Sánchez Costa pone como ejemplos "algunos mecanismos de financiación, como la gestión de algunos impuestos, la responsabilidad de Cataluña en el Gobierno de España y la gestión de los trenes de Rodalies".

"Las propuestas concretas ni siquiera se han empezado a debatir", dicen las mismas fuentes de SCC. "A veces se habla, no en SCC sino en el terreno político, de trasladar el Senado a Barcelona, o incluso de algún ministerio. No hemos debatido todavía nada al respecto, pero son planteamientos que permiten mover el debate hacia otros terrenos. Algo habrá que hacer para que toda la gente que se ha sumado al separatismo vuelva a sentir España como suya de nuevo".

La Lliga niega coordinación 

Las declaraciones de Sánchez Costa desataron también especulaciones sobre una posible coincidencia de estrategias entre SCC y la Lliga Democràtica, el nuevo partido de centroderecha catalanista que pretende estar listo para una hipotética convocatoria de elecciones autonómicas anticipadas en Cataluña para el otoño y tras la sentencia del procés. El objetivo de la Lliga es el planteamiento de una OPA hostil al electorado de la vieja Convergència por la vía de la defensa de un catalanismo de centroderecha no separatista.

Fuentes de la Lliga niegan, sin embargo, toda conexión. Y, sobre todo, cualquier tipo de sincronización. 

"En absoluto, no hay ningún tipo de contubernio" afirman esas fuentes. "La conexión es Josep Ramon Bosch, que fue presidente de SCC y ahora está en la Lliga. Pero es que el proyecto de la Lliga es anterior a la fecha en la que él asumió de nuevo la presidencia de SCC de forma circunstancial tras haberla abandonado tiempo antes, así que durante un tiempo hubo una coincidencia temporal, pero no hay nada más allá de eso". 

"Sí es cierto que hay una evolución de SCC hacia posiciones más conciliadoras, pero no hay ninguna voluntad de orquestación entre nosotros. Lo que sí que puede haber es un diagnóstico similar de cuál es la situación. Es decir, una coincidencia en la lectura de la realidad. Pero poco más" añaden las mismas fuentes.