Bruselas

Los líderes independentistas creen que el juicio por la declaración unilateral de independencia de Cataluña en otoño de 2017, que comenzará en el Tribunal Supremo a principios de febrero, les ofrece una nueva oportunidad para vender su relato secesionista en Europa y presentarse como víctimas de un Estado opresor que no respeta los derechos fundamentales y de una justicia politizada.

Noticias relacionadas

La atención de la prensa internacional volverá a fijarse por unos días en la crisis catalana y los independentistas han preparado una estrategia coordinada -de la que forman parte las entrevistas que están dando los últimos días los políticos que se encuentran en prisión- para "ayudar a extender por todo el mundo esta denuncia", según ha dicho este lunes el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Una estrategia en la que el propio Puigdemont colabora desde Waterloo, donde se encuentra fugado de la justicia española, en contacto permanente con Jordi Sànchez en la cárcel de Lledoners.

"Es una oportunidad para demostrar de qué va este juicio y de qué no va. El juicio no va de rebelión, porque no la ha habido. Este juicio no va de ninguno de los delitos de los que les acusan", ha asegurado Puigdemont durante una rueda de prensa conjunta con su sucesor en el cargo, Quim Torra, que ha vuelto a visitarle en Bruselas junto con el resto del grupo parlamentario de JxCat.

"Este juicio va del 1 de octubre, de los más de 2,3 millones de personas que decidieron ir a votar aquel día de manera pacífica, que fueron agredidos por la policía de un Estado. Este juicio va de conculcación de derechos fundamentales. Y ellos (los políticos presos) son las víctimas que deberán afrontar en un juicio unas acusaciones carentes de fundamento", sostiene Puigdemont.

"Es la oportunidad para desenmascarar toda esta construcción falaz de unos delitos que no se han cometido. Por tanto lo afrontamos con la máxima disposición a ayudar a extender por todo el mundo esta denuncia", ha insistido el expresidente catalán. "Estamos afinando algunas estrategias de cómo podemos explicar todavía mejor, a Europa sobre todo, esta vulneración de derechos fundamentales", ha agregado. A su juicio, ya "hay una parte importante de la sociedad europea que ya sabe lo que está pasando y se ha escandalizado de que pueda haber un juicio de esta naturaleza".

Sánchez y los Presupuestos

Puigdemont ha explicado que todavía espera una "respuesta positiva" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su propuesta de crear "una comisión bilateral con intermediario independiente sobre el derecho a la autodeterminación de Cataluña". Es la última condición que ha puesto el PDeCAT para permitir que se tramiten los Presupuestos Generales del Estado de 2019. "Aún hay tiempo para que el Gobierno español pueda responder afirmativamente", ha dicho.

Por lo demás, el expresidente de la Generalitat no ha querido aclarar sus planes de cara a las elecciones europeas de mayo. No se descarta como candidato, pero tampoco confirma que figurará en las listas. Se niega a confirmar que haya ofrecido a Beatriz Talegón ir en sus listas, pero sí admite que Jordi Turull se ha postulado. Reconoce que el PDeCAT está negociando con el PNV una lista conjunta, pero tampoco descarta presentar lista con las siglas de su nuevo partido, la Crida.