Varios de los menús de Telepizza para los niños madrileños sin recursos.

Varios de los menús de Telepizza para los niños madrileños sin recursos. Efe

Madrid Crisis del coronavirus

"No es comida basura": así ha sido el primer día de Telepizza y Rodilla para los niños de Madrid

La Comunidad de Madrid ha llegado a un acuerdo con estas dos empresas para alimentar a los menores sin recursos que se han quedado sin comedor.

19 marzo, 2020 02:38

Noticias relacionadas

Ensalada mediterránea y unas bolas de pollo rebozado con cereales o un sándwich caliente de jamón y queso acompañado de dos croquetas más un yogurt de postre. Esos han sido los menús que Telepizza y Rodilla han elaborado este miércoles para 11.500 niños y niñas de la Comunidad de Madrid. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha llegado a un acuerdo con estas dos empresas hosteleras para alimentar a los alumnos de familias desfavorecidas que son perceptoras de la Renta Mínima de Inserción y que se han quedado sin comedor escolar a raíz del cierre de los centros educativos por la crisis del coronavirus.

La medida ha suscitado enganchones a nivel político sobre si supone una alimentación saludable o no para los menores, pero en este primer día de servicio la mayoría de los destinatarios de la ayuda se han mostrado agradecidos, tal vez porque no tienen más. "¡Hoy come la niña, muy bueno todo!", decía una señora al recoger el menú para su hija en el Telepizza de la calle Sierra de Albarracín, en Entrevías. El local de comida rápida estaba cerrado para el consumo in situ, pero sus trabajadores, pertrechados con mascarillas, guantes y cumpliendo las directrices de seguridad impuestas desde la Comunidad, han realizado las entregas a través de las puertas que habitualmente utilizan los repartidores.

En total, se han habilitado 118 establecimientos —96 de Telepizza y 22 de Rodilla— para que, entre las 12 y 15 horas y durante al menos dos semanas, los propios niños enseñando el DNI o uno de sus padres mostrando el libro de familia pasen a recoger uno de los menús, compuestos por un plato principal, un acompañamiento y una bebida o postre. Ninguno de ellos, detallan ambas compañías de hostelería, supera las 720 kcal que marcan el límite de una dieta equilibrada para los menores. [Aquí puede consultar todos los locales habilitados]

Una mujer con mascarilla delante de un Rodilla en Madrid este miércoles.

Una mujer con mascarilla delante de un Rodilla en Madrid este miércoles. Efe

La primera jornada ha transcurrido con calma y sin apelotonamientos, con menos demanda de la esperada. "Pensamos que iba ser mucha más avalancha en poco tiempo, pero la gente está viniendo poco a poco; creo que tienen miedo a salir de casa", señala a este periódico Carmen, encargada de un Rodilla de Móstoles, al otro lado del teléfono. En su local tenían preparados unos 200 paquetes de comida y habrán repartido la mitad. "Todo el mundo está viniendo de forma muy espaciada", añade Santiago, responsable de uno de los Telepizzas de Arganda del Rey. Según Enrique Ossorio, el consejero de Educación, se han repartido unos 2.000 menús de Telepizza.

El único problema reseñable se ha registrado a la hora de saber quién tiene acceso a estos menús y quién no: solo aquellos que son receptores de las becas de comedor con precio reducido por percibir la Renta Mínima de Inserción. "Esa es la única pega, está habiendo un poco de confusión con esto", cuenta Santiago. Su compañera Carolina, del Telepizza de Alcorcón, ofrece el mismo diagnóstico: "Nos ha llamado mucha gente preguntando si pueden aprovecharse de esta ayuda o no".

En algunos de estos establecimientos del centro de Madrid, el reparto de comida ha sido prácticamente nulo. En el Rodilla de la Plaza del Emperador Carlos V, en Atocha, Verónica tenía preparadas bolsas diferenciadas para niños celíacos, para intolerantes a la lactosa e incluso para musulmanes que no puedan comer cerdo. Sobre las 14 horas, cuando atendió a este periódico, no había entregado ninguna. "No sé si será por la falta de información o porque en esta zona viven pocas familias desfavorecidas", dice.

¿Y cómo han reaccionado las familias ante los polémicos menús compuestos de hamburguesas, pizzas, sándwiches o wraps? "Todos los que han venido a por los menús les ha parecido una buena decisión", dice Carolina, empleada de Telepizza. "Los padres se han mostrado bastante agradecidos, bastante contentos", añade Carmen, de Rodilla, que defiende que los menús son "variados". Su compañera Verónica es más rotunda: "El menú que se les ha dado más saludable no puede ser: llevan fruta, sándwich mixto o un yogur. No es comida basura". Ossorio también se ha defendido de las críticas de la oposición y otros colectivos sociales: "Es un menú que todos los días variará, equilibrado". 

Otras madres han compartido su indignación a través de las redes sociales haciendo hincapié en lo escaso y ridículo de los alimentos. También ha incidido el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas que este menú contraviene las recomendaciones de la OMS. "No cuidar hoy la alimentación y vida saludable de la población en general y de las generaciones más jóvenes en particular implica para el mañana una sobrecarga para el sistema nacional de salud que podemos evitar", ha defendido Alma Palau, la presidenta.

Estas son las propuestas de Telepizza para estas dos semanas: 

Propuesta de Telepizza.

Propuesta de Telepizza.

Los menús de Rodilla:

Propuesta de Rodilla.

Propuesta de Rodilla.

Politización del menú

La medida alimentaria adoptada por la Comunidad de Madrid se ha visto envuelta por una fuerte polémica desde su mismo anuncio. Al principio, el Ministerio de Sanidad no autorizó que Telepizza y Rodilla se encargasen de los menús de los escolares con beca comedor al que se trataba de comida rápida poco saludable. La misma postura fue adoptada por los grupos de la oposición y por el sindicato CCOO, quien la bautizó como una medida "intolerable".

Pero Sanidad aprobó finalmente el acuerdo de Ayuso con las dos cadenas de alimentación. "Lo que no podemos es permitir que esta crisis haga que la gente se muera de hambre. Entiendo que hay medidas que se tienen que tomar", aseguró Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

Este miércoles, jornada en que ha comenzado el reparto, el PSOE de Madrid ha seguido cargando contra el Gobierno regional. Maite Pacheco, la portavoz de Asuntos Sociales en el Ayuntamiento, ha reiterado que un menú compuesto a base de pizzas, hamburguesas y sándwiches "no es saludable" y ha barajado la opción de un cheque para que sean las familias las encargadas de adquirir los productos para una alimentación más conveniente y variada. También que se ocupen los consistorios autonómicos de la distribución, a pesar de que muchos de ellos han lamentado no contar con los suficientes recursos. Más Madrid, por su parte, ha denunciado que la cobertura no está asegurada porque el 75 % de los municipios de la región no cuentan con ninguno de estos dos establecimientos

El cierre de los centros educativos hasta al menos el 25 de marzo por la situación de emergencia sanitaria obligó a la Consejería de Educación a suspender los contratos de las empresas de catering de los colegios. Aunque en un primer momento se pensó en distribuir cajas de alimentos no perecederos para alimentar a los 11.500 alumnos de las familias perceptoras del Renta Mínima de Inserción o llegar a un acuerdo con la asociación Marcas de Restauración, la Comunidad se vio obligada a recurrir a los servicios de Telepizza y Rodilla, las dos empresas que han garantizado "la capacidad y la capilaridad" para acometer esta misión.