Santiago de Compostela

El consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, Julio García Comesaña, ha anunciado este lunes que el toque de queda en la comunidad se mantendrá de 23.00 a 6.00 horas, el horario básico propuesto por el Gobierno central, y que no incrementará las restricciones en las ciudades y comarcas más afectadas, decisión que aplaza al viernes.

Noticias relacionadas

Así lo ha avanzado en una rueda de prensa ofrecida tras la reunión de urgencia del comité clínico para analizar el nuevo estado de alarma, en la que ha sentenciado que "ya es hora de tomarse en serio las restricciones".

El consejero ha recordado que, a tenor de la "gravedad" de la situación, el pasado martes ya se adoptó una medida "dura" como fue el pasar las restricciones en Galicia al nivel dos, prohibiendo las reuniones de más de cinco personas en toda la comunidad.

"A día de hoy todavía no podemos ver el impacto en los datos de esas medidas y, aunque en los ayuntamientos más críticos la tendencia parece buena, hemos decidido esperar a viernes para tomar más medidas", ha apuntado García Comesaña, quien espera que la limitación de la movilidad nocturna también tenga un efecto positivo sobre la evolución del coronavirus.

De este modo, las restricciones en Santiago y la localidad vecina de Milladoiro, en Ames, se mantendrán, al igual que las impuestas en las comarcas de Orense, O Carballiño y Verín.

La incidencia a siete días en la comarca de Santiago se sitúa en 210,6 casos por 100.000 habitantes, mientras que a catorce días es de 349,3 casos, una situación que "preocupa y mucho" y lleva a "no descartar" la posibilidad de un confinamiento perimetral.

En la comarca de O Carballiño -la que tiene mayores restricciones, confinada perimetralmente y con la actividad no esencial cerrada- se ha estabilizado el crecimiento, aunque la tendencia todavía no es decreciente y se han registrado 98 casos en los últimos siete días y 205 en los últimos catorce.

La situación es peor en la comarca de Verín, que "preocupa" al comité clínico porque "no está respondiendo a las medidas" como se había pensado, por lo que "evidentemente necesitamos mantenerlas" y es posible que se amplíen.

Más allá de las zonas que ya tenían restricciones, el comité clínico ha analizado específicamente la evolución del coronavirus en la ciudad de Lugo y en las comarcas de Ferrol, Pontevedra y Vigo, a la vez que también ha hablado con sus alcaldes para trasladarles su preocupación.

"Por ahora no se toman más medidas que las que ya se tomaron: se espera que sigan dando resultados y que la restricción a la movilidad nocturna también pueda contribuir", ha zanjado García Comesaña.