Valencia

El alcalde de Catarroja, Jesús Monzó (Compromís) evita el juzgado tras pedir perdón a la Policía. El dirigente fue multado dos veces por saltarse las restricciones de la Covid-19 en su municipio. Él negó los hechos de la segunda sanción y tildó de "acoso" y "persecución" la labor de los agentes, contra los que anunció una denuncia. Pero el Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLBse anticipó en la batalla judicial. Presentó el acto de conciliación previo a una querella, en el que el primer edil ha pedido "disculpas" por sus "declaraciones en caliente".

Noticias relacionadas

La organización inició este proceso "para solicitar que se retracte de todas y cada una de las declaraciones sobre acoso, persecución, falsedad, etc. dirigidas contra la Policía Local de Catarroja, delegados del SPPLB y contra el propio sindicato". Y así lo ha conseguido, tal y como ha reconocido el propio alcalde en sus redes sociales.

"En ningún momento he querido poner en entredicho la falta de honorabilidad de las personas integrantes del cuerpo de la Policía Local de Catarroja, así como su profesionalidad, ni tampoco acusar de ningún delito. Si así se ha interpretado, quiero pedir disculpas por unas declaraciones en caliente que no correspondía haber hecho", manifestó.

En esta línea, agregó que "existe una voluntad clara y firme de no judicializar la gestión interna de la Policía Local de Catarroja". "Soy la máxima autoridad y responsable último del cuerpo de seguridad ciudadana", recordó.

El dirigente, por contra, insiste en que no está conforme con las sanciones que se le impusieron. "Hago estas puntualizaciones independientemente de los procedimientos administrativos que se puedan derivar y de los derechos que me corresponden como ciudadano ante las propuestas de sanción", afirmó.

Las sanciones

La primera sanción al alcalde se produjo el 30 de enero, cuando los agentes constataron que él y su marido habían recibido en su casa a otra pareja de amigos. Acudieron avisados por un vecino del lugar.

En este caso el alcalde reconoció la infracción. Entonces estaban prohibidas en toda la Comunidad Valenciana las reuniones de no convivientes en domicilios -salvo para quienes vivieran solos-. El dirigente explicó que acudieron para entregarle un regalo a su consorte por su cumpleaños, si bien defendió que estuvieron solo diez minutos, que no celebraron una fiesta.

La verdadera polémica con la Policía Local orbitó alrededor de la segunda sanción, que tuvo lugar el 26 de febrero. En este caso fue por visitar, también junto a su pareja, a unos familiares, según la Policía Local. La alerta también la dio un anónimo.

Pero en este caso el alcalde negó tajantemente los hechos denunciados. Aseguró que simplemente coincidieron en la calle cuando fueron a ver las obras de su nueva casa, pero que ninguno entró en el domicilio del otro.

Jesús Monzó, en un acto con la Policía Local. EE

El dirigente reaccionó con un duro comunicado publicado por su partido el sábado 27 de febrero. Acusó a los agentes de haber presentado "una denuncia basada en hechos falsos". "Compromís denuncia el acoso al que determinados delegados sindicales de la Policía de Catarroja están sometiendo al alcalde de Catarroja, Jesús Monzó, a su marido y a su hijo", aseveró la formación.

Tildó los hechos de "persecución intolerable y gratuita", y llamó a los agentes "determinados elementos" que, "en lugar de perseguir delitos, están asediando al alcalde de Catarroja".

Además, acusó a los policías de perseguir al alcalde por una desavenencia laboral. La Policía Local del municipio, al imponer el Ayuntamiento el cumplimiento efectivo de 40 horas laborales a la semana, ha pasado de trabajar siete días y librar otros siete a trabajar ocho y librar seis.

"Se da la circunstancia de que el mismo viernes se celebró una tensa Mesa General de Negociación Colectiva, en la cual el mismo delegado sindical que horas después levantó el acta de denuncia se enfrentó al alcalde", argumentó Compromís.

La réplica del SPPLB

El sindicato replicó al comunicado de Compromís con otro igual de contundente el mismo día 27. "Para empezar, la Mesa General de Negociación está grabada, y desde el SPPLB no acertamos a vislumbrar esa tensión de la que habla", indicaron.

"Suponemos que el resto de fuerzas políticas y sociales presentes coincidirán con nuestra percepción, aunque también pueden consultar la grabación para hacerse una idea", agregaron. La organización criticó "el deplorable linchamiento público al que somete el señor alcalde al cuerpo de la Policía Local de Catarroja cuando, como parte interesada, no le satisface una actuación policial".

"Como no puede ser de otro modo, desde el SPPLB queremos dejar claro que entendemos que todas las actuaciones que llevan a cabo los miembros del cuerpo de la Policía Local de Catarroja se ajustan estrictamente a derecho", defendieron, y acusaron a Monzó de "hacer caso omiso al confinamiento decretado por el Gobierno Valenciano".

Sobre el conflicto laboral, el alcalde también se ha retractado de forma expresa. "Considero desafortunado por mi parte vincular los hechos ocurridos con las reivindicaciones laborales. Además, quiero extender la mano para poder seguir trabajando con diálogo y cordialidad por el bien de la sociedad de Catarroja y de los trabajadores y trabajadoras municipales, tal como se está haciendo en las últimas semanas", manifestó arrepentido.