El juez Francisco Serrano, el que fuera presidente del grupo parlamentario de Vox en Andalucía y candidato en las elecciones de diciembre de 2018, y sus exsocios en la empresa Bio Wood Niebla han prestado declaración este lunes ante el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla. El concreto, el juez los ha citado porque quiere saber qué paso con la subvención de 2,5 millones de euros que recibió la empresa. Nunca se llegó a hacer una fábrica de pellas ni se llevó a cabo el reintegro de la ayuda.

Noticias relacionadas

En sus respectivas declaraciones, tanto Serrano como sus socios se han responsabilizado mutuamente de la gestión de este proyecto. La Justicia los investiga por un presunto delito de fraude de subvenciones

Según la Fiscalía, Serrano fue administrador de esta sociedad entre abril de 2016 y octubre de 2017, periodo en el que recibió 2.489.000 euros por parte del entonces Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través del programa Reindus. El dinero era para la construcción en la localidad de Niebla (Huelva) de una fábrica de pellas (combustible a base de madera), que finalmente no se hizo ni tampoco se devolvió el dinero.

Tras abrir una investigación en noviembre de 2019, a raíz de una denuncia de Facua, la Fiscalía Provincial de Sevilla ya vio estos indicios de delito. En aquellas fechas las diligencias fueron remitidas a la Fiscalía Superior de Andalucía dada su condición de aforado, pero el pasado mes de julio Serrano abandonó el partido y dos meses después dejó su escaño.

Confía en la justicia

Francisco Serrano ha respondido a las preguntas de su abogado defensor, del juez, la Fiscalía y la Abogacía del Estado, pero no las de las acusaciones populares que ejercen el secretario general de Facua, Rubén Sánchez; y Podemos. Lo ha hecho durante una hora y media.

Tras su comparecencia, Francisco Serrano ha manifestado ante los medios de comunicación su "confianza en la Justicia". "Espero que a partir de ahora, todo se pueda aclarar", ha dicho además.

La investigación atribuye a Francisco Serrano haber constituido junto a su socio Enrique Pelegrín y Francisco Javier López Ballesteros la sociedad Bio Wood Niebla S.L. "con aportaciones no dinerarias ficticias o inexistentes". Lo hicieron presuntamente para obtener fraudulentamente ayudas públicas del programa Reindus del Ministerio.

Por su parte, Enrique Pelegrín ha relacionado a Francisco Serrano con los trámites de la solicitud del préstamo y las "gestiones" ante la notaría. Ha asegurado que él era el único que supuestamente contaba con las claves de las cuentas bancarias investigadas y quien se relacionaba con los responsables de las entidades bancarias depositarias del dinero, han informado a Europa Press fuentes del caso.

El también investigado López Ballesteros, "socio encubierto de Bio Wood" según la investigación, ha señalado ante el juez que Serrano se encargaba de toda la "cuestión financiera" del proyecto.

La investigación de Hacienda

Según la Fiscalía, merced a dicha convocatoria de ayudas, el Ministerio de Industria transfirió 2,48 millones a Bio Wood Niebla en concepto de préstamo reintegrable, siendo el dinero ingresado supuestamente en una cuenta bancaria del exlíder de Vox. Tras ello, parte de ese importe habría sido presuntamente transferido a una cuenta abierta en otro banco y el resto, en concreto 438.000 euros, habría sido empleado a diversas operaciones no relacionadas con el objeto de la subvención.

Al respecto, figura además una resolución de la Delegación de la Agencia Tributaria en Andalucía. Ésta considera probado que Serrano desvió de forma "premeditada" 1,37 millones de euros de esta subvención y le reclama algo más de 848.000 euros.