La Junta de Andalucía ha aprobado en el Consejo de Gobierno de este martes la puesta en marcha del plan de ayudas Covid que la tarde anterior firmó el presidente, Juanma Moreno. El acuerdo, participado por la Confederación de Empresarios de Andalucía y los principales sindicatos, libera 732 millones de euros. Ahora, el Gobierno andaluz tendrá que gestionar más de 60.000 solicitudes y cientos de miles de documentos: para ello, han adquirido 35 robots que ayuden a su gestión.

Noticias relacionadas

"Las ayudas se gestionarán en menos de tres meses", ha afirmado el vicepresidente, Juan Marín. La tramitación de este plan de ayudas pasará, en primer lugar, por su publicación en el BOJA, se realizarán las diferentes convocatorias, se abrirán los plazos de solicitud y, por último, las resoluciones y los pagos: "Ese procedimiento tiene que ser como las ayudas al empleo que salieron en noviembre y se han pagado en enero: esos son los plazos".

La Junta no ha puesto sobre la mesa el total de los 732 millones, sino que ha comenzado presentando un 50% de ese presupuesto: "Si sacáramos todas las ayudas al mismo tiempo, colapsaría el sistema. Sería imposible", ha afirmado Juan Marín. 

Los 35 robots se han adquirido, según Marín, desde la Consejería de Transformación Económica, para agilizar al máximo la tramitación de los expedientes: "Cada vez que se concede una subvención, se solicita mucha información que si se tuviera que comprobar manualmente sería imposible". En el caso de las ayudas ofrecidas por la Junta de Andalucía, al ser necesario cruzar datos de Hacienda, Empleo y otras áreas, la automatización de los procedimientos es, en principio, una garantía de celeridad.

Esos robots son, en realidad, herramientas informáticas que permiten agilizar los plazos: "Teníamos que prepararnos y es lo que hemos hecho" ante los cientos de miles de documentos que tendrán que tramitar los servicios provinciales de las distintas consejerías implicadas en el reparto de estas ayudas.

La tecnología que se utilizará es la denominada RPA (correspondiente a las siglas en inglés de Robotic Process Automation), que permite la consulta de información y la lectura documental a través de procesos automatizados, lo que hará posible resolver las solicitudes presentadas en el plazo de dos meses.

Estos 35 robots han supuesto una inversión de 78.650 euros. Desde Transformación Económica afirman que este procedimiento robotizado: "Ofrece las garantías exigidas en el proceso, minimizando los errores y asegurando la posterior recuperación de los fondos a través del proceso de verificación y certificación del gasto".

Los ordenadores estarán trabajando 24 horas diarias todos los días de la semana. Cada expediente requerirá de 20 minutos de trabajo de estas máquinas, teniendo en cuenta que deberán realizar 25 comprobaciones distintas para cada una de las pymes solicitantes. Así, la Administración andaluza logra acelerar los procedimientos y los destinatarios pueden cobrar antes la ayuda

Además, se ha anunciado la contratación de 1.700 personas para apoyar la ejecución de estos planes de ayuda. Estos nuevos empleados irán destinados tanto a los servicios centrales de gestión de la Junta como a las diferentes áreas provinciales: "Necesitamos todas las herramientas necesarias para llevar a cabo este programa", ha indicado Marín.

El vicepresidente, además, ha aprovechado para criticar las medidas del Gobierno central: "Se han lavado las manos, ha reconocido que no es capaz de gestionar estas ayudas y nos lo ha enviado a las comunidades autónomas, así de simple". 

"Somos las comunidades las que tenemos que poner en marcha nuestras ayudas programadas más las que después -no sabemos cuándo- nos llegarán por parte del Gobierno de España", ha indicado Marín.