La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Rocío Ruiz (Huelva, 1967), nunca pensó meterse en política. Pero el destino y la forma de hacer las cosas de Ciudadanos (Cs) la llevaron a dejar la dirección de un instituto, tras más de 15 años en el cargo, y a ocupar el sillón de las políticas que luchan por conseguir una igualdad real. "No la que está en las leyes. En eso llevo luchando toda mi vida", argumenta.

Noticias relacionadas

Ser la consejera que más ha estado en el punto de mira de Vox para validar el Presupuesto andaluz -el último lo apoyó en el último momento- o para introducir sus políticas al respecto, no le cansa. Lo relativiza cuando la llaman desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) para decirle que han asesinado a otra mujer. Ha recibido nueve llamadas en lo que va de año. "Eso sí me duele", señala en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL.

Por ello, precisa que a la formación de Santiago Abascal en Andalucía -cuyo apoyo fue decisivo en la investidura del Gobierno de PP y Cs- le dedica "el tiempo justo en las comisiones y en las sesiones de control". Asegura que centra toda su energía en luchar contra el drama que están viviendo estas mujeres, en erradicar las colas del hambre en alza por el coronavirus y en agilizar las listas del servicio de la Dependencia: "Está infrafinanciado desde hace años".

"Con Vox estoy en las antípodas", argumenta la consejera porque, aunque ellos no niegan que estén asesinando a mujeres, "entienden que toda la violencia es igual y no diferencian". En este sentido, insiste en que le ha explicado a dirigentes de esta formación en varias ocasiones y de manera educada que la violencia machista incluye también el acoso sexual, laboral, agresiones o violaciones.

A su juicio, es "una violencia estructural por el hecho de ser mujer y hay que atajarlo con políticas específicas". Eso le ha ocurrido en España a las 1.074 víctimas desde el año 2003. Es más, remarca que es un asunto que no se puede politizar.

Violencia intrafamiliar

Una de las condiciones que puso Vox el pasado año para aprobar el Presupuesto fue la puesta en marcha el teléfono 900 300 003 sobre violencia intrafamiliar. Fue activado el pasado mes de octubre y Ruiz, en su presentación, pidió no politizar este servicio. 

Está destinado a servir a padres, madres, hijos e hijas como vía para encontrar apoyo, comprensión y acompañamiento en momentos difíciles. Para la consejera "esta violencia existen como un problema social importante y la Junta está trabajando en él para darle más publicidad". A otra cosa...

- ¿Qué cree que falla cuando le comunican que ha muerto otra mujer?

"Esa es la gran pregunta que nos llevamos haciendo desde hace mucho tiempo. Entiendo que el proceso de denuncia no es fácil por la dependencia emocional y económica que puede existir del presunto maltratador. Además, muchas mujeres no son conscientes de que están sufriendo violencia porque lo tienen normalizado". Sobre todo muchas jóvenes, una cuestión muy preocupante.

De ahí el esfuerzo de su Consejería en llegar a ellas a través de la red de centros de la mujer, para que realicen actividades y se formen, o a través de la Atención Primaria de Salud para que los propios sanitarios puedan detectar si sufren violencia en sus casas. Insiste en que la Junta tiene recursos para ayudarlas como la red de acogida de pisos tutelados o la formación para optar a un empleo.

La consejera de Igualdad en Andalucía, Rocío Ruiz, en su despacho. Inma León

No obstante, considera que no se puede dejar toda la responsabilidad de denuncia en la mujer porque cualquier persona de su entorno puede hacerlo. Además, pone un claro ejemplo: "No podemos dejar morir a un enfermo pues tampoco a una mujer que puede estar siendo víctima de maltrato". De las nueve asesinadas en Andalucía desde el mes de enero, solo una había denunciado.

Este año han acudido a estos centros unas 95.000, 8.500 más que el año pasado. Aunque es difícil cuantificar las que se han podido salvar, tiene claro que estas 8.500 más han aflorado gracias a las políticas de la Junta.

Al respecto, recuerda una anécdota de una mujer que lo primero que hizo tras finalizar el confinamiento de la pasada primavera fue llamar al teléfono de la violencia de género para contar su problema. Tras ello, la Junta la acogió en un piso tutelado. "Yo estoy segura de que esa vida sí la salvamos y la de sus hijos también".

Los carnés feministas

- ¿Se considera feminista?

"Sí porque lucho y creo en la igualdad real, pero estoy convencida de que los hombres son los motores del cambio junto con las mujeres. Sin ellos es imposible".

De hecho, insiste en la importancia de la corresponsabilidad en la crianza de los hijos, así como en la importancia que tiene el ámbito educacional. "No es yo te ayudo, sino yo comparto".

No obstante, recuerda con estupor cuando un miembro de Adelante Andalucía, que alberga a Podemos e IU entre otras fuerzas de izquierda, le dijo que "no podía ser feminista porque era de un partido de derechas". "Yo no sé quién reparte estos carnés, pero están equivocados".

Los contratos discriminatorios

Al hilo de este asunto, se refiere a la sentencia en la que un tribunal ha tumbado un contrato del Ministerio de Igualdad, que dirige Irene Montero, por discriminación de género. En concreto, en el concurso público publicado para cubrir los servicios del 016 rezaba que solo podían ser cubiertos por mujeres 31 de los 33 puestos.

La consejera andaluza considera que es sexista determinar que un puesto de trabajo concreto sea sólo desempeñado por mujeres y hombres en una oferta laboral. A su juicio, "lo peor es que presupone que solo las mujeres pueden atender o atienden mejor a víctimas de violencia de género".

Ruiz se pregunta ¿y qué ocurre con los policías, médicos o psicólogos especialistas que atienden de manera correcta y profesional a estas víctimas todos los días? Añade además que en ningún sitio se recomienda que un teléfono de este tipo sea atendido solo por mujeres.

A la consejera le sorprende también que el concurso haya pasado por los letrados del Ministerio, que han de valorar la legalidad de las cláusulas, y que quien lo firma sea Victoria Rosell. Ella es magistrada de Violencia de Género en excedencia por ser ahora la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género.

Volviendo a Andalucía, en total, su Consejería cuenta para 2021 con un presupuesto de 2.259 millones, un 3,4% más que el año pasado. "Es un dinero que vamos a gastar bien siendo transparentes: ¿por qué se gasta y en qué?". Para Ruiz, esto es precisamente lo que ha fallado durante 37 años de gobiernos socialistas.

Insiste además en que para que haya igualdad, las mujeres tienen que tener opciones. Por ello, destaca las ayudas de cuatro millones de euros concedidas a entidades sin ánimo de lucro para la atención a mujeres en situación de riesgo de exclusión social y especialmente vulnerables ante la violencia de género. 

"Me siento respaldada"

Rocío Ruiz encabezó las listas de Cs por la provincia de Huelva como independiente y ahora como consejera realiza un balance positivo en cuanto a lo realizado. También lo hace por el margen de mejora de las políticas sociales que tiene por delante. Por eso, le gustaría repetir en el cargo.

Ve el futuro de la política en gobiernos de coalición y se siente respaldada por su partido en Madrid y en Andalucía. Todo ello a pesar de que en la última reestructuración del Gobierno andaluz su Consejería fue la más tocada e incluso se habló de su continuidad al frente. "Me consta que en Madrid están contentos con mi trabajo y en Andalucía me siento respaldada".

La consejera de Igualdad en Andalucía, Rocío Ruiz, en su despacho. Inma León

Es más, niega que su Consejería se quedara vacía de competencias. Cree que sigue teniendo una macroconsejería que continúa llevando todas las políticas de violencia de género, solo volvió a Justicia la parte de formación de jueces y fiscales. Se trata de la consejería que lidera el vicepresidente de la Junta y presidente de Cs en Andalucía, Juan Marín, quien promovió esta reestructuración.

Por último, Ruiz destaca el papel de Inés Arrimadas en su intento por pactar los Presupuestos Generales del Estado con Pedro Sánchez. "Es una mujer valiente y comprometida y yo hubiera hecho lo mismo". Por ello, lamenta el rechazo de Sánchez hacia su partido al igual que el del PSOE al Presupuesto andaluz. Los considera sociales y que no cabía ninguna ideología

Tiene otra cuestión clara. Cuando toque se marchará de la política para volver a sus clases, pero, mientras tanto, seguirá luchando para conseguir la igualdad real en la que cree. Todo ello sin que Vox le marque la agenda, repleta de cosas por hacer para que ninguna andaluza más sea asesinada a manos de un hombre, solo por el hecho de ser mujer.