El juez que investiga la entrada en España de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, acaba de citar como investigada en el caso a Arancha González Laya, ministra de Exteriores durante este episodio.

Noticias relacionadas

González Laya habría dado en primera instancia la orden de acoger en España, de manera presuntamente subrepticia y sin ningún tipo de documentación, al mandatario saharaui, que recaló en un hospital de Logroño con identidad falsa tras entrar en el país por la Base Aérea de Zaragoza.

El juez Rafael Lasala, titular del Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza, decide investigar a la exministra tras escuchar la declaración de Camilo Villarino, que fue Jefe de Gabinete y mano derecha de González Laya, y la persona que ejecutó directamente el cometido de gestionar la acogida de Ghali. Villarino señaló a Laya ante el juez, explicando que había recibido la orden directamente de ella.

Sin embargo, también explicó al magistrado que a su juicio no creía que la decisión de introducir al líder del Frente Polisario en territorio nacional la hubiera tomado sola la ministra: "Me dijo que se había tomado la decisión. No creo que fuera ella sola por sí y ante sí. El Gobierno no es un reino de taifas".

Según declaró Villarino ante el juez que indaga acerca de la entrada irregular de Ghali, se habría tratado de una decisión que venía de arriba, apuntando directamente a la Moncloa. 

-"¿Fue de manera coordinada con otros cargos?", le insistió el magistrado.

-La ministra no se extiende en esas consideraciones. Sí he podido confirmar a posteriori que la ministra y yo éramos las únicas personas en el Ministerio al corriente de esa decisión que se había tomado.

Villarino afirmó que la ministra le pidió cautela y sigilo por la posible repercusión que pudiera tener esa decisión en la relación con países como Marruecos: "Me dice que se ha decidido, no me dice quién, pero lo puedo imaginar. Y me dice que me encargue de la instrumentación logística de su llegada. Me pide que sea lo más discreto y reservado posible en la gestión de este asunto porque hay que valorar el impacto que esto pueda tener en las relaciones de España con otro tercer país al que no se le ha informado todavía de esta decisión". 

Y así, tanto Antonio Urdiales, titular de la acusación popular, como Juan Carlos Navarro, el abogado de la acusación particular, exigieron la imputación de la entonces ministra. 

Crisis con Marruecos

Rafael Lasala, el magistrado instructor, investiga la presunta entrada ilegal de Ghali en España a través de la Base Aérea de Zaragoza, el pasado 18 de abril, para ser trasladado, posteriormente, en una ambulancia al Hospital San Pedro, de Logroño, donde quedó ingresado hasta el 2 de junio, cuando salió de España por el aeropuerto de Pamplona.

La decisión de introducirle en el país de incógnito y portando una identidad falsa fue conocida pronto por los servicios secretos de Marruecos. 

Aquel 18 de abril, Ghali llegó a la base militar de Zaragoza en un avión procedente de Argelia. La decisión del Gobierno de ocultar estos hechos a la monarquía propició una crisis diplomática mayúscula y la mayor avalancha de inmigrantes sobre Ceuta, ya que unas 10.000 personas cruzaron la frontera apenas 24 horas más tarde.

Su registro con otro nombre en el hospital de Logroño, así como la opacidad en el procedimiento por el que llegó a territorio nacional, soliviantaron al régimen marroquí. Por el momento, Marruecos ya se ha cobrado el cese de Laya como pieza tras estos acontecimientos.

Una vez aterrizó en España, Ghali ingresó con un nombre falso en el Hospital San Pedro de Logroño. Allí permaneció hasta el 2 de junio tratándose de la Covid-19. Regresó a Argelia tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional por sus causas pendientes: genocidio, torturas o detención ilegal.

Sin citación

La fecha de la declaración de la exministra todavía no se ha establecido porque aun se le tiene que entregar la citación. 

Según contó Villarino en su declaración, revelada por EL ESPAÑOL, la primera noticia que tuvo de la operación para introducir a Ghali le llegó cuatro días antes de que esta se produjera. El jueves 15 de abril, Isabel Valldecabres, directora de Gabinete de la exvicepresidenta primera del Gobierno Carmen Calvo, le llamó para preguntarle si sabía algo de ese asunto.

"Me preguntó si era cierto que se estaba valorando", ha dicho Villarino al juez, y asegura que contestó diciendo que no tenía ni idea de a qué se refería. Ahora el juez Lasala cita también a Valldecabres como testigo.

Villarino no volvió a saber nada de este asunto hasta el domingo 18 de abril a las 10.30. "Recibo un mensaje de la ministra, que me pregunta si puedo hablar con ella. Le digo que sí. Le llamo yo por una línea segura. No sé de qué tema quiere hablar". Y en esa conversación telefónica, González Laya le dice que "se ha tomado la decisión de admitir a Brahim Ghali por razones humanitarias en España". 

-"¿La había tomado ella?", le pregunta el juez al único imputado en el caso.

-"Me dijo que se había tomado la decisión".