El Congreso de los Diputados debate este jueves una enmienda a la totalidad a la ley que pretende regular la ratio de enfermeras en el sistema sanitario español. La norma surge de una iniciativa ciudadana que ha recibido el visto bueno de la mayoría de los grupos parlamentarios, pero que se ha encontrado con la negativa de Esquerra Republicana (ERC).

Noticias relacionadas

Los diputados de la formación independentista han registrado una enmienda a la totalidad de una ley cuyo objetivo es incrementar en 130.000 profesionales las plantillas de enfermeras de toda España (tanto del sistema sanitario público como del privado).

La ley pretende ser única para toda España. O, lo que es lo mismo, que el número de enfermeras que existan por planta en cada hospital no varíe según la comunidad autónoma en la que ingrese el paciente.

Actualmente, hay una gran disparidad entre regiones y esta ley pretende erradicarla. Pero el problema de terminar con las desigualdades en las ratios es que la decisión se tiene que tomar desde un organismo único: el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. 

Fuentes consultadas por EL ESPAÑOL aseguran que la enmienda a la totalidad de ERC no saldrá adelante y que "el verdadero debate sobre su redactado final" llegará en unas semanas. Será entonces cuando los grupos tengan que defender sus enmiendas concretas.

Norma pionera

La norma es pionera en Europa y supondría el establecimiento legal de unas ratios enfermeras mínimas por paciente o población. En términos concretos, la norma plantea pasar de la relación de una enfermera por cada 15-20 pacientes a una por cada 6-8.

Esto supondría la creación de unos 130.000 puestos de trabajo. Algo que, desde el sindicato SATSE, defienden como "perfectamente viable desde el punto de vista económico", ya que sería "progresivo" y ayudaría a corregir el "déficit estructural e histórico de enfermeros que sufre el país".

El coste de contratar a estos profesionales sanitarios sería de, al menos, 3.900 millones de euros, teniendo en cuenta que el salario medio es de 30.000 euros brutos anuales, según adelantó Invertia.

El economista Álvaro Hidalgo explicó a este medio que esta retribución varía en función de las guardias, por tener especialidad y las aportaciones a la Seguridad Social. Por lo tanto, esta cantidad podría aumentar. 

El argumento

La necesidad de regular la ratio de enfermeras por número de pacientes es una petición que SATSE lleva haciendo desde hace tiempo.

De hecho, la pandemia no ha hecho otra cosa que agudizar la precaria situación de los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud. España afronta la crisis sanitaria de la Covid-19 con un déficit de, al menos, 87.890 enfermeras, según los cálculos del sindicato.

Además, la precariedad de los contratos en España (temporales) y los exiguos sueldos que cobran las profesionales españolas respecto a sus homólogas en otros países europeos (entre 1.400 y 1.500 euros mensuales en la sanidad pública patria frente a los alrededor de 2.500 euros de Alemania, por ejemplo) han provocado el éxodo de las enfermeras formadas en nuestro país.