Dicen los agentes de la Policía Nacional cuya labor es la de controlar el paso fronterizo con Gibraltar que de momento el territorio británico sigue funcionando con total normalidad. Que en la frontera todavía no existen controles exhaustivos. Y que ahora, debido a las preocupantes noticias de la nueva cepa de la Covid-19 detectada en el Reino Unido, han exigido al ministerio del Interior una mayor protección para desarrollar su trabajo, y que esta todavía no se ha hecho efectiva. 

Noticias relacionadas

La recién descubierta mutación del virus preocupa en el puesto que limita con Gibraltar porque, tal y como informó este lunes la portavoz del Gobierno de Boris Johnson, ya se han localizado varios casos de esta variante de la Covid-19 que resultaría en principio un 70 % más contagiosa.

El hallazgo ha provocado varias reacciones: la primera de ellas es que España y otros países europeos han cerrado sus aeropuertos a la llegada de aviones procedentes de las islas británicas. La segunda, que todos los ojos se vuelven hacia el Peñón, donde el flujo de empleados de la comarca del Campo de Gibraltar que acceden cada día a la Roca ascienden a una cifra cercana a las 10.000 personas. La tercera de las consecuencias es que el Gobierno ha anunciado ya el refuerzo al control fronterizo en torno a la península perteneciente al Reino Unido. 

Sin embargo, tal y como informan a EL ESPAÑOL los policías destinados a esa tarea en la zona, el refuerzo de efectivos en el límite con el Peñón todavía no se ha producido. "Nuestros agentes están más expuestos que nadie. Podemos asegurar con total certeza que a día de hoy no hay instrucciones ni se han adoptado medidas especiales para preservar la salud pública de nuestro territorio respecto de las personas que vienen de Gibraltar".

Gibraltar, un punto considerado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como un enclave "débil" en el control sanitario con el Reino Unido, funciona "con total normalidad". "Solo se muestra el DNI. La gente que llega a Gibraltar en avión no hay manera de controlarlos desde España". 

"Mucha gente que necesita PCR para venir de Reino Unido a Málaga o Sevilla, puede venir a Gibraltar sin control y pasar la frontera igualmente", aseguran fuentes policiales destinadas en el lugar. "Incluso en el caso de que se suspendan los vuelos con Reino Unido, Gibraltar seguirá siendo un coladero".

Picardo pide PCR

Durante la tarde de este lunes, Fabián Picardo, el ministro principal del Peñón, ofreció una rueda de prensa en la que aseguró que están trabajando con el Departamento de Transporte del Reino Unido en la continuación de los enlaces aéreos con Gran Bretaña "de una manera mutuamente acordada, segura y protegida que permita el movimiento de personas y bienes entre nosotros".

Una persona, ante el panel de llegadas al Aeropuerto de Manises, en Valencia. Efe

En su comparecencia, recogida por Radio Bahía Gibraltar, el político gibraltareño anunció que Gibraltar requerirá a quienes lleguen de Londres "que muestren una prueba actual negativa de Covid". La PCR deberá haber sido realizada "no más de tres días antes de su llegada". En caso contrario, explicó, "se dispondrá de la opción de hacer una prueba rápida en el aeropuerto".

Picardo aseguró también que, por el momento, su gabinete no tiene pensado restringir los desplazamientos de sus ciudadanos hacia territorio español.

Refuerzo sanitario

La principal característica de la cepa localizada en el Reino Unido es que posee una tasa de contagio mucho mayor que la cepa original, pese a que produciría un nivel de mortalidad similar al ya visto a lo largo del último año.

La única información disponible hasta el momento sobre esta mutación ha sido la transmitida por el Ejecutivo de Reino Unido y su gabinete asesor. Los expertos consultados coinciden en señalar que todavía es mucho más lo que se desconoce que lo que se conoce y que únicamente el tiempo permitirá dilucidar sobre cómo funciona esta variante y las consecuencias que traerá.

Miles de agentes de la Policía Nacional han exigido ya, ante esta situación, que la dirección general del cuerpo mayor adopte medidas de  protección para con sus efectivos.

Los integrantes del Sindicato Unificado de Policía (SUP) enviaron a comienzos de esta misma semana una carta pidiendo "medidas urgentes en materia de riesgos laborales" para proteger a quienes prestan servicio en esos puestos fronterizos.

Ante el "peligro sanitario que representa la propagación de una nueva mutación del virus" los agentes reclaman la implementación "inmediata" de medidas de refuerzo de los medios de protección: piden guantes, mascarillas FFP2, gel hidroalcohólico, gafas y buzos para aquellos efectivos destinados en esos enclaves de vigilancia estratégica.

El SUP ha justificado esa solicitud "debido a la intensidad de los intercambios turísticos y comerciales que mantiene nuestro país con Reino Unido".