El Congreso de los Diputados ha sacado a concurso los servicios de restauración colectiva (autoservicios), cafeterías, restaurantes y máquinas de venta automática en los edificios de la Cámara Baja, así como en la vivienda institucional. En este se incluye los precios de venta a trabajadores y diputados que van desde un café por 0,95 euros a los 1,05 euros en cañas, según publica el Boletín Oficial del Estado (BOE). 

Noticias relacionadas

En cuanto a los desayunos y meriendas, los trabajadores y diputados podrán acceder a menús saludables y estándar a 1,15 euros o a uno superior a 2,35 euros. Por separado, el café solo o descafeinado con leche entera o desnatada tienen un precio de 0,95 euros, lo mismo que el té, manzanilla y menta poleo con o sin leche. 

Con respecto a la bollería, podemos encontrar tostada o barrita a la plancha con mantequilla y mermelada por un euro, el mismo precio que cuatro churros o tres porras. Y en la parte más saludable, las piezas de fruta costarán un euro y un yogur 1,05 euros. 

Y para la estrella de este tipo de contratos, los menús del día, será la empresa adjudicataria la que establezca el precio ofertado, siendo el límite máximo 10 euros, tal y como confirman a Invertia fuentes del Congreso de los Diputados. A partir de ahí, se ofertarán también medio menú al 74,5% del precio ofertado o platos únicos al 36,5%, entre otros. 

Además de cañas de cerveza a 1,05 euros o tercios a 1,55 euros, la copa de vino blanco o rosado costará 1,25 euros mientras que la de vino tinto costará 2,05. La botella de agua mineral de medio litro también tendrá un precio de 1,85 euros y el zumo de naranja, 1,9 euros. Las bebidas podrán servirse con aperitivo de patatas, aceitunas, frutos secos u opciones similares por cortesía.

Asimismo, se puede encontrar platos combinados por siete euros, sándwiches mixtos por 2,8 euros o vegetales por 3,1 euros, bocadillos fríos (no ibéricos) por 3,25 euros o ibéricos por 5,4 euros (2,7 euros si es montado), bocadillos calientes por 3,25 euros, pulgas por 1,55 euros o pinchos a 1,75 o a 1,95 si es frío o caliente, respectivamente.

“Los productos servidos deberán ser de primera calidad, con indicación de clase, marca o distintivo acreditativo de esa calidad, debiendo ajustarse a los pesos y características mínimas establecidas”, tal y como establecen los pliegos técnicos y anexos del contrato cuya fecha fin de presentación de ofertas es el 15 de diciembre. 

El contrato, que se licita por un presupuesto (IVA incluido) de 4,3 millones de euros y por una duración de 34 meses, incluye la subrogación del personal que se realizará en el momento del inicio del servicio, una vez concluido el plan de transición, al igual que ocurre con el servicio de la Moncloa

“Take away” y vending

Los menús diarios, en cualquiera de sus modalidades, podrán ser preparados para llevar, por lo que el adjudicatario facilitará el mismo en recipientes adecuados y ecológicos de acuerdo con la propuesta realizada por los licitadores en el apartado de sostenibilidad medioambiental. Para los envases y vajilla desechables, los usuarios pagarán un suplemento que va entre los 0,10 euros y los 0,60 euros, según se especifica en las cláusulas técnicas. 

Por otro lado, las máquinas vending deberán asegurar como mínimo el servicio de bebidas frías, que al menos contarán con: agua mineral, refrescos de naranja, limón, cola, con o sin gas, no pudiendo ofrecer bebidas alcohólicas de ningún tipo

También deberá incluir servicio de bebidas calientes, que contarán al menos con la siguiente gama de productos: café solo, cortado y con leche (todos ellos con o sin cafeína), leche e infusiones. En estas máquinas, el café tendrá un precio de 0,55 euros, los refrescos 0,7 euros y el agua a 0,35

Y, por último, un servicio de alimentos sólidos: productos de bollería, dulces y otros, sándwiches, galletas, chocolates y frutos secos. Se tratará de una máquina de snacks, con amplio escaparate que muestre todos los productos. 

"Todos los productos serán de la mejor calidad debiendo relacionarse las marcas y características del producto. En la oferta realizada, deberá producirse una rotación de al menos el 50% de los productos cada mes", señala el contrato. 

Usuarios

¿Quién puede acceder a este servicio? La Presidencia, los miembros de la Mesa, los Portavoces de los Grupos Parlamentarios, y el secretario general podrán ser atendidos en sus despachos y salas de reuniones, tanto a título individual como para reuniones de trabajo. Asimismo, la Dirección de Comisiones podrá solicitar estos servicios para reuniones parlamentarias en salas y espacios autorizados. 

Las Direcciones de la Secretaría General podrán solicitar la propuesta y cotización de servicios institucionales y protocolarios; mientras que cualquier persona que acceda a la Cámara puede hacer uso de las máquinas de venta automática. 

Asimismo, el Congreso de los Diputados podrá solicitar propuestas y cotización para servicios institucionales y protocolarios diferentes de los de atención parlamentaria, tales como cócteles, copa de vino español o similares para actos protocolarios, conmemoraciones, presentaciones de libros, inauguración de exposiciones y otros eventos. 

Las comidas y cenas servidas en la vivienda institucional tendrán la consideración de servicios de atención parlamentaria siempre que no superen los 40 comensales, en cuyo caso se considerarán dentro de los servicios institucionales y se regirán según lo dispuesto para este tipo de servicios.

Plan ante alerta sanitaria

Asimismo, los pliegos del contrato incluyen una cláusula para el caso en que se impida por causa de emergencia sanitaria (como ocurre ahora con la Covid), o por cualquier otra causa ajena al Congreso de los Diputados y al contratista, el adjudicatario tenga un plan de contingencia para la prestación del servicio ordinario de restauración en cafeterías, autoservicios y restaurantes. 

En dichas situaciones, deberá preverse un servicio de catering de packs de desayuno (4,35 euros), almuerzo (11,7 €) y cena individualizados (11,6 €) en los números solicitados por la Secretaría General con objeto de garantizar un servicio mínimo de actividad parlamentaria, así como su transporte con todas las garantías higiénico-sanitarias hasta el Congreso de los Diputados en el supuesto de que no pueda ser elaborado en las propias instalaciones.