Bruselas

Bruselas no ve motivos de inquietud inmediata en el comité creado por el Gobierno de Pedro Sánchez para combatir las fake news, en el que Moncloa se atribuye el poder absoluto. "Cualquier iniciativa en el ámbito de la desinformación debe respetar siempre la seguridad jurídica y la libertad de prensa y de expresión. Pero no tenemos motivos para pensar que esto no haya ocurrido en el caso de España", ha dicho este jueves un portavoz de la Comisión Europea, Johannes Barke. 

Noticias relacionadas

Bruselas anunció el pasado viernes que examinaría la orden ministerial de Sánchez con el fin de determinar si se ajusta a las directrices de la UE. El Ejecutivo comunitario ha recibido ya una interpelación parlamentaria de Ciudadanos para que intervenga y frene lo que la formación naranja considera un intento de "control del contenido de los medios" con un "ministerio de la Verdad". También el Partido Popular ha anunciado que pedirá amparo a la Comisión.

Tras una evaluación preliminar de urgencia, el equipo de Ursula von der Leyen no ha detectado razones para la alarma en el caso español. "Hacer frente a la desinformación a nivel nacional y europeo es una cuestión importante, especialmente en las circunstancias actuales de la pandemia del coronavirus, que ha provocado un incremento dramático de información falsa o engañosa, incluidos los intentos por parte de actores extranjeros de influir en los ciudadanos y el debate de la UE. Nos lo tomamos muy en serio", ha explicado el portavoz.

A Bruselas le preocupan en particular las campañas hostiles orquestadas por Rusia y China. Los dos países han promovido una "ola masiva" de bulos sobre el Covid-19 en la UE con el objetivo de desestabilizar el escenario político y aumentar la polarización, así como mejorar su propia imagen. "En estos tiempos del coronavirus, la desinformación puede matar", suele repetir el jefe de la diplomacia europea", Josep Borrell.

A juicio del Ejecutivo comunitario, la iniciativa de Sánchez "proporciona las herramientas y los actores para garantizar la participación de España en los diferentes instrumentos establecidos en el Plan de Acción Europeo contra la Desinformación de 2018 con el fin de reforzar la coordinación y la respuesta conjunta contra las fake news".

Sistema de alerta rápida

Este Plan de Acción Europeo estableció un sistema de alerta rápida para detectar campañas de desinformación en tiempo real a través de una infraestructura tecnológica consagrada específicamente a ello. El objetivo es facilitar el intercambio de datos y evaluaciones, así como una respuesta coordinada frente a cualquier amenaza. 

Cada Estado miembro debe designar un punto de contacto para participar en el sistema de alerta rápida, cuya función es compartir las alertas y colaborar con las autoridades del resto de países y con el Servicio de Acción Exterior de la UE, que cuenta con una unidad especial (East StratCom Task Force) dedicada específicamente a desmontar las campañas de desinformación del Kremlin.

Según el análisis de Bruselas, el objetivo de la orden ministerial que crea el comité contra la desinformación es "garantizar la participación de España en este sistema de la UE". "El proceso prevé la participación de representantes de los medios y de la sociedad civil", asegura el Ejecutivo comunitario.

La gran diferencia del plan de Sánchez respecto a iniciativas similares de otros grandes Estados miembros es que su comité de vigilancia está controlado por la Secretaría de Estado de Comunicación, que depende directamente de Presidencia y Moncloa. Además, la orden habla de examinar "la libertad y pluralismo de los medios".

Tanto en la UE como por ejemplo en Alemania, la unidad contra las fake news está ubicada en el ministerio de Asuntos Exteriores. Es decir, todos los esfuerzos están volcados en la dimensión exterior y no en la vigilancia de medios nacionales. Pero en su examen preliminar, el Ejecutivo comunitaro elude pronunciarse sobre esta cuestión y da su aval al plan español.