El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado en su comparecencia institucional desde el Palacio de la Moncloa que "gracias al estado de alarma hemos podido limitar movimientos y evitar nuevos contagios. Gracias al estado de alarma hemos podido salvar miles de vidas en el conjunto del país", en torno a 450.000 ha asegurado.

Noticias relacionadas

Para Sánchez, la crisis del coronavirus ha sido una "pesadilla que provino de Asia, llegó hasta Europa y continuó su viaje hasta llegar a América, cobrándose la vida de 500.000 seres humanos. Más de 28.000 compatriotas han perdido la vida en nuestro país", ha subrayado. "Todos lo ignorábamos pero un virus desconocido había atravesado las fronteras", ha insistido el presidente. Y ha recordado que la crisis del Covid-19 ha sido "la mayor conmoción sanitaria, social y económica de estos últimos 80 años".

En esta última aparición del presidente antes de que concluya el estado de alarma no se han permitido preguntas de los medios de comunicación. Sánchez ha insistido en que gracias a la alarma se han podido "salvar miles y miles de vidas" en el país, 450.000 en España y tres millones en Europa según estudios independientes.

"La prioridad absoluta hace 99 días era frenar la propagación del virus, frenar la curva de contagio, evitar, en definitiva el colapso de nuestros hospitales. En resumen, el propósito común que teníamos todos era salvar vidas. Por ello, el 14 de marzo anuncié la activación del estado de alarma y nuestro país se paró en seco. Recuerdo las palabras que utilicé como nuestra columna vertebral para vencer al virus: sacrificio, resistencia y moral de victoria", ha aseverado el mandatario.

"Es aún doloroso recordar aquellos momentos oscuros, el sufrimiento insoportable, la oscuridad, en definitiva, en la que nos movíamos. Las heridas, en consecuencia, psicológicas, emocionales, en muchas familias, y también en el conjunto del país, las heridas económicas y sociales" ha indicado el presidente desde el Palacio de la Moncloa.

"Nadie podía predecir cómo iba a terminar aquella pesadilla. La oscuridad en la que nos movíamos. Las heridas económicas y sociales que ha provocado. Hubo que parar la vida para contener al virus. Tuvimos que ofrecer un escudo a las familias, que habrían sucumbido sin ayuda de lo público. Fuimos golpeados con fuerza, pero doblegamos la curva y resistimos y lo hicimos unidos", ha argumentado. 

Y ha recordado a la población que "cada uno de nosotros podemos ser un muro frente al virus o una vía de contagio. La OMS considera que la pandemia está en expansión todavía. El virus puede volver, seguimos siendo vulnerables".

Sánchez se ha mostrado agradecido "a todos los Gobiernos autonómicos, a todos los Gobiernos municipales, a los consells, a los municipios, a las provincias, con independencia de su color político" por "el trabajo que han hecho junto con el Gobierno de España".

Una nueva Europa

Según el presidente, "de la pandemia también ha surgido una nueva Unión Europea (UE). De la crisis de 2008 tenemos que recuperar las lecciones que aprendimos", ha señalado Sánchez. Para quien "esta vez Europa debe salvar a Europa. Y no como se hizo antes. Y a mí no me cabe duda de que lo hará. Y de este modo también el espíritu europeo, no me cabe duda, recibirá un nuevo impulso".

Estas últimas palabras iban referidas a las ayudas que está barajando la UE y a las que se oponen desde el frente nórdico.

"Y en el plano español, de nuestro país, España debe entenderse con España. Por eso, en los próximos días, desde el Gobierno compartiremos con las fuerzas políticas que participan del ideal europeo el desarrollo de las negociaciones de las propuestas de la Comisión Europea y solicitaremos un respaldo activo a las posiciones del Gobierno de España. Europa debe vernos como somos, unidos en la defensa de los intereses nacionales y del avance de la causa europea", ha sostenido.

"Una de las consecuencias debe ser la reflexión en torno a los valores que compartimos y de superar las diferencias que hay entre nosotros. No podemos aceptar como algo natural que la política se convierta en un generador de odio. Por encima de las diferencias que nos separan, nos une el poder de convivir. El camino del entendimiento es un paso y a la vez es una meta. La cooperación ha sido fundamental en el combate contra el virus y contra la muerte. Pero también contra el paro, el hambre y el desempleo", ha indicado el presidente en una comparecencia sin más prensa ni medios que las cámaras de televisión que difundían su mensaje.

"La unidad puede y debe salvar empresas, puede y debe salvar empleos. No tengamos miedo alguno a la hora de avanzar unidos. Esta será mi última comparecencia y quiero acabarla dándoles las gracias por su atención. Y sobre todo, gracias a todos los ciudadanos por haber hecho frente al sufrimiento de manera ejemplar. Gracias a toda la ciudadanía. Hemos logrado una España que además de proteger, avanza unida".