La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha defendido al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, tras el episodio de este jueves en el Congreso de los Diputados que coprotagonizó con el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros. "A ustedes les gustaría dar un golpe de Estado, pero no se atreven", dijo Iglesias a Espinosa de los Monteros, que abandonó la llamada comisión de reconstrucción.

Noticias relacionadas

"Hay que decir las verdades a la cara a sus señorías de la extrema derecha", ha afirmado Montero en 'Los Desayunos de TVE', que pese a esto ha ensalzado "la política útil frente a la crispación". Asegura Montero que llamar "golpista" a otra fuerza parlamentaria "no es incompatible con presentar propuestas concretas para salir adelante, que es lo más edificante para la ciudadanía".

Preguntada por si la actitud de Iglesias este jueves es comparable a la de la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, el miércoles -llamó "terrorista" al padre de Iglesias-, Montero lo ha negado: "Comparar a la extrema derecha con un demócrata no me parece muy sensato, pero lo grave no es que Álvarez de Toledo llame terrorista al padre del vicepresidente segundo, que lo es, sino que lance un mensaje que criminaliza a los valientes que se jugaron el tipo para que tengamos un país que vive en democracia y libertad".

A juicio de la ministra, "la extrema derecha rabia frente a los avances del Gobierno" y es la culpable, sostiene, del tenso clima político. 

En relación con el proceso judicial en torno al 8-M, con el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, imputado, y que ha provocado un terremoto en el Ministerio del Interior, Montero se ha limitado a señalar que quien achaca el impacto del coronavirus en España a esa manifestación "hace un burdo ejercicio de manipulación ideológica".