El Senado celebra este jueves una comisión monográfica sobre el coronavirus donde el Gobierno y las diecisiete comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla, expondrán sus posiciones sobre la gestión de la pandemia y cómo debe ser la vuelta a la normalidad. El Gobierno ha querido darle un perfil bajo a este encuentro y en nombre del presidente asistirá la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias

Noticias relacionadas

Tras el portazo de Sánchez, trece presidentes autonómicos se han desmarcado de la cita oficial y, en su nombre, enviarán a un consejero de sus respectivas autonomías para fijar su posición en el pleno. Todas las regiones enviarán a un miembro de su Ejecutivo excepto Cataluña, que dejará la silla vacía. Tanto JxCat como ERC consideran innecesaria la presencia de la Generalitat en ese debate en la Cámara Alta.

El PSOE ha optado por mantener el perfil bajo impuesto en Moncloa y todos los presidentes autonómicos socialistas han declinado acudir a la Comisión. Los únicos cuatro mandatarios que han confirmado su asistencia son la madrileña Isabel Díaz Ayuso, el murciano Fernando López Miras, el castellanoleonés Alfonso Fernández Mañueco y el cántabro Miguel Ángel Revilla. A pesar de que fue propuesta por el PP, el gallego Alberto Núñez Feijóo condicionó su presencia a que fuera Sánchez. Finalmente, el andaluz Juanma Moreno tampoco viajará hasta Madrid para el encuentro.

PNV

El Partido Popular fue el partido que consiguió que se celebrase la Comisión General de Comunidades Autónomas. Con mayoría en la Mesa de PSOE y Unidas Podemos, el voto a favor del PNV para celebrar este encuentro fue decisivo para su celebración. Los conservadores apostaban alto y querían fuera el presidente del Gobierno quien rindiera cuentas ante la Cámara Alta. 

Sin embargo, Moncloa argumentó "motivos de agenda" para sortear lo que ellos consideran que sería una "comisión de investigación de facto" al presidente del Gobierno. La espantada no ha sentado nada bien en Génova, donde quieren que todos los careos entre PP y el Ejecutivo sean con luz y taquígrafos. 

Tras conseguir que la mesa para los pactos de reconstrucción se celebren en el Congreso, los conservadores querían trasladar las videoconferencias de presidentes de los domingos a esta comisión del Senado. Este mismo miércoles, el líder de la oposición animó a Sánchez a acudir a la Cámara Alta y cancelar las citas de los domingos, "esa tertulia dominical donde comenta la prensa del día anterior". 

La desescalada

La Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado se convoca dos días después de que el Gobierno aprobase el plan de desescalada para volver a la normalidad, un documento que indica que la provincia o la isla serán el perímetro de acción para avanzar de una fase a otra. 

Sin embargo, algunas autonomías insistieron en que el termómetro no puede ser una provincia entera porque dentro de sus límites los territorios son muy dispares. En esta línea se han manifestado ya Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Aragón, Galicia y La Rioja, que piden que la unidad que marque si una zona debe subir de fase o quedarse en la que está sea el área sanitaria. 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, calmó el enfado de las autonomías alegando que el Gobierno está abierto a todas las sugerencias. El plan "no es estático", insisten en Moncloa. Y, siempre y cuando los presidentes autonómicos sean capaces de convencer de que esas unidades menores cumplen a rajatabla con los criterios epidemiológicos y sanitarios y se presenta un plan para evitar la movilidad entre esas zonas se puede autorizar.