La tensión sigue en escalada en el Congreso de los Diputados tras 47 días de estado de alarma. El presidente del Gobierno y el líder de la oposición se han enzarzado en un duro cruce de acusaciones que adelanta las posiciones tan alejadas de la que parten para empezar a reconstruir España en la Comisión de Reconstrucción que se constituyó el martes. En la primera pregunta de la sesión de control de este miércoles, Pablo Casado acusó a Pedro Sánchez de "mentir a todo el mundo" mientras que el jefe del Ejecutivo se escudó en la defensa de la "justicia social" para protegerse de los durísimos reproches propinados por el líder de la oposición. 

Noticias relacionadas

"Para salir lo primero hay que decir la verdad a los españoles. Y usted no lo hace". Pablo Casado comenzó su intervención colocándose frente a frente con el jefe del Ejecutivo. "Mintió cuando dijo que se podía manifestar sin riesgos el 8M. ¿Por qué ocultó las alertas de la OMS y las medidas que hubieran reducido los contagios a la mitad?". 

El presidente del PP también acusó al Gobierno de "mentir" sobre el número de sanitarios contagiados, sobre la compra de material fraudulento "a intermediarios socialistas", de haber "pagado comisiones", de solicitar antes el informe del Centro de Investigaciones Sociológicas que "los de pseudoprevalencia. Además, Casado preguntó directamente a Sánchez cómo va a garantizar una desescalada sin rebrotes "cuando no sabemos cuántos asintomáticos se van a tomar el vermú". 

Una vez más, el PP pidió declarar luto nacional por las más de 23.000 vidas que se ha llevado por delante la Covid y le acusó también de dar cifras muy por debajo de las reales. "Miente también a las autonomías, le imputa falsos recortes y les dice que le va a dar un fondo sanitario que en realidad es lo que les debe". Casado pidió a Sánchez que rinda explicaciones en la Comisión de Comunidades Autónomas que el Senado celebra este jueves y cancele las videoconferencias de los domingos, "esa tertulia dominical donde comenta la prensa del día anterior". 

Sánchez se defendió como pudo de los ataques de la derecha y afeó a Casado que agote todo su tiempo en criticar al Gobierno en lugar de estudiar e informarse de las medidas que pone en marcha Moncloa. El presidente del Gobierno se limitó a decir que esta pandemia no aparcará los planes que su Ejecutivo tenía antes de este parón en seco. "Esta crisis no nos servirá de excusa para abandonar agendas como la transición ecológica justa ni para recortar en el Estado del bienestar, que es lo que hicieron cuando gobernaron y es lo que hacen en gobiernos autonómicos. No es una excusa para precarizar ni para hacer un sistema fiscal mucho más justo".