La Mesa del Congreso ha aprobado este martes por unanimidad, oída la Junta de Portavoces, la creación de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de España. Una vez constituido el órgano en el que todos los grupos parlamentarios buscarán soluciones sociales y económicas para amortiguar el golpe de la pandemia, se abre un plazo para que las formaciones políticas designen a sus miembros. Tienen de margen hasta el jueves 30 de abril para registrar quiénes serán sus representantes en la citada comisión. 

Noticias relacionadas

El Partido Popular pidió al presidente del Gobierno transformar la mesa de reconstrucción en una comisión parlamentaria para que hubiera luz y taquígrafos en cada una de sus reuniones, y Pedro Sánchez accedió. El PP planteó su propio formato de comisión al que el Gobierno hizo caso omiso. Finalmente fue el PSOE y Unidas Podemos los dos partidos que presentaron en el Congreso la constitución de esta comisión que ha sido aprobada sin ningún voto en contra este martes por la tarde.

El presidente del PP, Pablo Casado, anunció esta mañana que quería que la presidenta de la Mesa de esa comisión fuera la conservadora Ana Pastor, pero los socialistas también quieren ocupar ese puesto, ya que quieren evitar que la comisión se convierta en un ajuste de cuentas de la oposición con el Gobierno. Para Casado, "sería un buen síntoma" de unidad que PSOE y Unidas Podemos accedieran a que el PP asumiera la dirección de esa Mesa con Pastor, que es vicepresidenta segunda de la Mesa del Congreso, al frente. 

Además, PP y PSOE tampoco se ponen de acuerdo en el sentido último que quieren darle a la Comisión. Los conservadores quieren que pasen por la comisión todos los responsables sanitarios y políticos que han estado al frente de la gestión de esta pandemia mientras que los socialistas buscan cerrar grandes pactos de Estado que beneficien a los españoles, sin entrar en responsabilidades ni errores en la gestión. El objetivo final es que el pleno apruebe el dictamen de la comisión cuanto antes, a poder ser en junio, para que las medidas acordadas entren en vigor a principios de verano.