Un agente de la Guardia Civil destinado en el Cuartel de Zarautz denuncia que sus superiores le han obligado en los últimos días a ir a trabajar con síntomas claros de coronavirus, pese a que los sanitarios que le atendieron le recomendaron guardar cuarentena. Jornadas después, cuando su estado empeoró, se hizo el test y dio positivo. 

Noticias relacionadas

En una grabación, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el agente relata los hechos. Este periódico ha corroborado a través de fuentes oficiales del cuerpo que la grabación es real y que lo que narra el guardia civil corresponde, en efecto, con un agente destinado en esa localidad guipuzcoana.

También a través de esas mismas fuentes queda corroborado que es él mismo quien graba el audio en el que lo cuenta todo. Esas mismas fuentes, en relación a los hechos referenciados, dijeron que no harían "ningún comentario" al respecto.  

Días atrás el agente empezó a encontrarse mal y comenzó a presentar tanto en él como en su entorno los síntomas propios del coronavirus. Así que tanto él como su familia decidieron someterse al test para confirmar si aquellos eran en realidad los primeros indicios de una serie de nuevos casos. 

Su mujer dio negativo. Al día siguiente, siempre según su denuncia, se lo hizo él y obtuvo el mismo resultado. Como los síntomas habían empeorado de un día para otro, los sanitarios les pusieron a toda la familia en cuarentena, con la expectativa de un positivo en Covid-19 días después.

"Trabajé tres días con síntomas"

Cuando llamó a sus superiores para avisar de lo que le había comentado el Servicio de Epidemiología del Servicio Vasco de Salud, y para comentar que tenían que recluirse en una estricta cuarentena, su jefe le dijo que no, que al día siguiente trabajaría como todo el mundo.

"Me echaron un broncazo. Me puso de flojo, que no quería trabajar. Yo simplemente le había transmitido lo que el Servicio Vasco de Salud me había dicho a mí. El subteniente me puso de flojo para arriba. Después de mucho rollo, me dijo que yo iba igual a trabajar. Estuve tres días trabajando. Y después ya me encontré peor fui a hacerme el test de nuevo y ya di positivo", asegura. 

En el testimonio del afectado, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, el agente cuenta que varios días después se encontró en la puerta de la comisaría con los mismos sanitarios que le habían realizado la prueba. Se quedaron sorprendidos al verle allí en lugar de estar encerrado y en cuarentena con el resto de su familia. 

Piden explicaciones

Ahora, el miedo de este agente, así como del resto de sus compañeros, es el de que más miembros del cuartel hayan quedado contagiados. La garita en la que este guardia civil hacía guardia no es excesivamente grande. Se trata de un lugar estrecho, habitualmente muy transitado. Y por eso, aunque ahora él ya esté en cuarentena en su casa, en el cuartel existe el temor de que aquellos ya infectados contagien, a su vez, a otros miembros sanos de la Benemérita. 

Las asociaciones de guardias civiles como AUGC (Asociación Unificada de Guardias Civiles) o la IGC (Independientes Guardia Civil) exigen explicaciones ante estos hechos. 

El temor existe entre los agentes tras el fallecimiento de uno de sus compañeros el miércoles de esta misma semana. Fue el primer miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FFCCSE) en fallecer a causa de Covid-19.

[RECTIFICACIÓN]:

Días después de la publicación de esta noticia, el suboficial envía un escrito de rectificación a este diario que ahora publicamos para dar voz a su versión:

"1) El agente al que hace referencia su noticia informó a sus superiores, en concreto al Sargento, de que se encontraba perfectamente, sin presentar ningún síntoma, si bien su esposa tenía diversa sintomatología, por lo que se cursó llamada al teléfono habilitado  por la Comunidad Autónoma del País Vasco para solicitar para ella la realización del test Covid-19.

2) Tras volver a contactar vía telefónica con el Agente, esta vez a instancias del referido Sargento, se informa de que únicamente presenta tos, pero no fiebre o dificultad respiratoria. El Suboficial mentado le solicita que finalice el servicio de mañana que tenía nombrado (6:00 a 13:00 horas), que se traslade a su domicilio y curse llamada al teléfono habilitado por la Comunidad Autónoma para que le realicen el testo a él, todo esto a instancias de la superioridad. En la orden de servicio, el Agente al que hace referencia su noticia hizo constar que el servicio finalizaba sin novedad y en ningún momento se dio por indispuesto, mecanismo existente en la Guardia Civil parra comunicar la imposibilidad de continuar prestando servicio como consecuencia de una afección para la salud. 

3) El Guardia Civil al que ustedes se refieren prestó servicio de 22:00 a 06:00 horas del día 14 a 15 de marzo del presente, consignando nuevamente que el servicio finaliza sin novedad y sin darse por indispuesto. 

4) Puesta en contacto la superioridad, nuevamente, con el Agente, éste comunica que no le han hecho la prueba de detección de Covid-19, sino únicamente a un familiar. Ante esta circunstancia, el Sargento le ordena al Guardia Civil que permanezca en el domicilio y no lo abandone bajo ninguna circunstancia hasta que se conozca el resultado del test efectuado a un familiar con el que convive el Agente. Ante esta situación, la superioridad del Puesto de Zarautz ordena a otro Agente que finalice su servicio con antelación para hacerse cargo del servicio nocturno de forma unipersonal y garantizar así su descanso diario. 

5) A las 19:54 horas del domingo día 15 de marzo de 2020, mi mandante - Comandante del Puesto de Zarautz- recibe llamada del Sargento informando que el Agente al que se refiere su noticia le ha informado del negativo de la prueba familiar, cuyo resultado estaban esperando. El agente no presentaba síntomas y no presentó ningún documento oficial del servicio de Salud Vasco que le impidiera prestar servicio, de acudo con los protocolos facilitados por la Dirección General de la Guardia Civil. 

6) El servicio prestado por el Agente supuestamente afectado es de protección del Acuartelamiento, sin que entre en contacto en ningún momento con ciudadanos, ya que la Intervención de Armas no presta servicio, y la competencia de seguridad ciudadana está transferencia a la Policía Autónoma Vasca. Es radicalmente falso que haya prestado servicio de atención al ciudadano y el servicio de protección del Acuartelamiento está configurado de tal manera que no puedan coincidir dos componentes de la Unidad en la misma dependencia. Está ordenado que los relevos se realicen de un modo en que no puedan coincidir en el cuarto de puertas dos componentes, saliendo primero un agente y entrando posteriormente otro".